19.MAR Martes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Robles: Fujimori hizo lo posible para encubrir a Montesinos y Hermoza

Viernes 09 de mayo del 2008 | 12:00

El general en retiro, citado como testigo al juicio que se le sigue al ex mandatario, afirmó que él "hizo todo lo posible" por encubrir a los acusados de los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta.

Compartir
El general en retiro, citado como testigo al juicio que se le sigue al ex mandatario, afirmó que él "hizo todo lo posible" por encubrir a los acusados de los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta.

El ex presidente Alberto Fujimori, hizo todo lo posible para encubrir a los autores intelectuales de los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, como el ex asesor Vladimiro Montesinos y el ex jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Nicolás de Bari Hermoza Ríos, según afirmó el general en retiro Rodolfo Robles.

"(Fujimori) hizo todo lo posible por encubrir a los criminales, por obstaculizar las vinculaciones entre los autores intelectuales Vladimiro Montesinos y Hermoza Ríos, incluyendo al asesor directo de éste (Juan) Rivero Lazo, con los asesinatos (Barrios Altos y La Cantuta)", refirió Robles Espinoza.

Sostuvo que estas matanzas fueron parte de un proyecto político que buscó instaurar una dictadura de 20 años, que incluía sacar a los generales que no estuvieran en esa línea, para que los oficiales de la promoción Montesinos ocuparan altos cargos en el Ejército en los años venideros.

Robles manifestó que luego que denunció el crimen de La Cantuta ante el fuero militar en abril de 1993, en lugar de obtener una respuesta por parte del entonces presidente Fujimori, éste "se sumaba a la cúpula militar que había cometido los crímenes y que manejaba esta organización delictiva del poder".

Sostuvo que no se investigó su denuncia, por el contrario, refirió que recibió una campaña de hostilización, amenazas, persecución, acoso, difamación y de intento de asesinato contra él y su familia por órdenes de Hermoza Ríos.

Negó haber recibido una invitación de Fujimori para darle información acerca de la existencia del Destacamento Colina y sus crímenes, como lo dijo el acusado ante el Tribunal.

Incluso manifestó que en febrero de 1994, cuando ya se tenía conocimiento de la autoría intelectual de los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta dirigió una carta pública a través de una revista al entonces presidente Fujimori, pero tampoco obtuvo respuesta.

Robles Espinoza también dio detalles de lo que llamó los "tancazos", ocurrido los días 21 y 22 de abril de 1993, cuando Hermoza Ríos ordenó sacar los tanques a las calles para amedrentar a algunos parlamentarios del entonces Congreso Constituyente Democrático que había decidido investigar la matanza de La Cantuta.

"Ese fue un claro mensaje de amedrentamiento contra los congresistas que le hicieron preguntas impertinentes a (Hermoza Ríos) y con la velada amenaza de que se podía acabar con la democracia", recordó.

"Esos dos tancazos fueron una estafa al Perú por parte de un grupo de generales con el pretexto de la pacificación del país".

El testigo justificó su ingreso a la Embajada de Estados Unidos el 5 de mayo de 1993 debido a las represalias por parte de las autoridades militares de ese entonces.

Sin embargo, precisó que en esa dependencia no le otorgó asilo, solo protección y que posteriormente tras algunas gestiones la República Argentina le otorgó el asilo.

Refirió que al regresar al Perú, en noviembre de 1996, fue secuestrado por miembros del Servicio de Inteligencia, luego de revelar información acerca de los autores de los atentados ocurridos contra Global Televisión y Radio Samoa, en Puno.

Robles acusó como autores de esta acción a los mismos que supuestamente torturaron a la ex agente del SIE Leonor La Rosa y asesinaron también a la ex agente Mariella Barreto Riofano.

En otro momento, dijo que la Directiva No. 003 - 01, expedida por el Gobierno de Fujimori fue "una gran mentira y una farsa", pues si bien consideraba el respeto los derechos humanos, en su caso y el de su familia, sirvió para perseguirlos y destruirle sus proyectos de vida.

Fuente: Andina