25.ABR Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Surgen gigantes tecnológicos de Corea del Sur

Sábado 08 de enero del 2005 | 12:00

Compartir
Las Vegas (EEUU), 8 ene (dpa) - A los empleados de la empresa de electrónica surcoreana Samsung les gusta contar una anécdota sobre su presidente, Kun-Hee Long.

La historia dice que a mediados de los años 90 el empresario paseaba por el departamento de electrónica de unos grandes almacenes de alto nivel en Nueva York. Vio estante tras estante lleno de productos japoneses, pero le sorprendió la ausencia de artículos de su propia compañía surcoreana.





Cuando preguntó a un joven vendedor por qué se daba esa situación, la respuesta fue simple y lapidaria: "Porque los productos surcoreanos son basura".





Ese intercambio inspiró a Long para poner en marcha un objetivo ambicioso: transformar la marca Samsung en una que pudiera competir con el líder del mercado, la japonesa Sony, en términos de calidad, innovación y reputación, y destrozarla cuando se compararan precios.





Cinco años más tarde, la visión de Long ha logrado avances notables. Ahora el director ejecutivo de Samsung, Yun Jong Yong, ni siquiera menciona a Sony cuando habla de sus aspiraciones: "Queremos ser la Mercedes de la electrónica doméstica".





En la Feria de Electrónica de Consumo (CES, que se celebró esta semana en Las Vegas y que es el mayor, más importante y llamativo encuentro de tecnología del mundo), Samsung pareció cerca de lograr su objetivo.





Su enorme "stand" estaba estratégicamente situado junto a los de gigantes como Intel y Microsoft, y no tenía nada de qué avergonzarse. Desde un espectacular televisor con pantalla plana de 102 pulgadas hasta un reloj de bolsillo que reproduce MP3 y el primer teléfono celular con cámara de 5 megapixels en el mundo, la presentación de la empresa surcoreana fue considerada una de las estrellas de la feria.





Se llevó 12 de los codiciados Premios de Innovación y atrajo a muchedumbres que hicieron cola para sacarse fotos con productos tan impactantes.





A finales del año pasado, Samsung ganó cinco galardones Industrial Design Excellence Awards (IDEA, premios a la excelencia en diseño industrial), con lo que se convirtió en la primera compañía asiática que lograba más distinciones que cualquiera de sus rivales europeos o estadounidenses.





Esa excelencia se ha plasmado en ventas florecientes, y los analistas esperan que Samsung tenga en el año financiero corriente ganancias de 10.300 millones de dólares sobre ventas de 52.800 millones.





La clave de este éxito es un énfasis constante en el diseño, que busca optimizar la experiencia del consumidor de todas las formas posibles. "Samsung es la empresa a tener en cuenta en la CES. Es un líder de la industria", apunta el gurú de la tecnología John Dvorack.





Pero Samsung no es la única revelación de esta carrera. Su rival surcoreano LG recibió casi la misma atención en la feria de Las Vegas, impresionando a la multitud con televisores de tres dimensiones y otros aparatos que consumidores tecnófilos tienen que tener.





Otras empresa con grandes planes es BenQ, que mostró de todo esta semana en un suntuoso stand blanco y violeta, desde elegantes teléfonos celulares hasta centrales de entretenimiento digital. También gastó millones de dólares para anunciarse en la parte trasera de miles de taxis en todo Las Vegas.





Los analistas esperan cosas de este tipo del gigante chino de la informática Lenovo, que el año pasado compró la división de computadoras personales de IBM y del que se espera que haga un gran esfuerzo por hacerse con una cuota del mercado estadounidense.





"Simplemente es una revolución, una nueva ola de compañías que están tomando la industria de electrónica de consumo", apunta el experto Spencer Kelley: "Estas empresas han estado años fabricando para marcas estadounidenses establecidas. Ahora han esmerado su propia investigación y marketing, y están retando a quienes fueron sus clientes".