21.JUN Jueves, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Los Pistons superaron a los Bulls de Chicago

Viernes 18 de mayo del 2007 | 12:00

Compartir
El resurgir de la nueva rivalidad entre los Pistons de Detroit y los Bulls de Chicago ya ha quedado establecida en las semifinales de la Conferencia Este, pero actualmente hay una gran diferencia entre los "Bad Boys" y los "Baby Bulls".

Esa rivalidad quedó reflejada en el sexto partido de la eliminatoria que los Pistons ganaron por 95-85 y tras la que se aseguraron su pase por quinta vez consecutiva a las finales de la Conferencia Este.

Se acabaron las concesiones y los Pistons recuperaron su mejor defensa y ataque balanceado para surgir en la segunda parte e imponerse en el partido que les permitió ganar por 4-2 la serie al mejor de siete.

Los Pistons vuelven a las finales por quinta vez consecutiva y su rival será el ganador de la eliminatoria de semifinales que disputan los Cavaliers de Cleveland contra los Nets de Nueva Jersey, con ventaja de los primeros por 3-2.

Después de haber tenido un 3-0 en la eliminatoria y dejarse perder los dos partidos anteriores, los Pistons no quisieron seguir más por el camino del sufrimiento como habían hecho la temporada anterior ante los Cavaliers. El escolta Richard Hamilton y el base Chauncey Billups se encargaron de encontrar el camino del triunfo.

Hamilton hizo su mejor partido de la eliminatoria con 23 puntos, líder del equipo, y Billups aportó 21 tantos (3 de 12 tiros de campo y 14 de 14 desde la línea de personal), incluidos 11 en el tercer periodo, siete asistencias y dos recuperaciones de balón.

"Dentro del equipo nunca cundió el pánico, simplemente nos mentalizamos que teníamos que ganar un partido más y que el sexto era el ideal para reencontrarnos con nuestro mejor juego", declaró Hamilton. "Tal vez nos confiamos un poco en los dos partidos anteriores, pero nunca perdimos nuestra solidez en el juego", añadió.

Especialmente en el apartado defensivo, donde fueron los hombres altos encabezados por los aleros Rasheed Wallace y Tayshaun Prince, junto con el pívot Chris Webber y el reserva Antonio McDyess, los que iban a establecer la diferencia con su dominio bajo los aros.

Rasheed Wallace aportó 16 puntos con 13 rebotes, cuatro asistencias y dos tapones para ser el líder indiscutible en el juego defensivo de los Pistons, que limitaron de nuevo a los Bulls a un porcentaje del 37,3 por ciento de acierto en los tiros de campo, nada que ver con el 57,3 del quinto partido.

Prince, en su línea de jugador decisivo en los momentos claves del tercero y cuarto periodo, que fue cuando los Pistons rompieron el partido y el marcador, consiguió 17 tantos con nueve rebotes y tres asistencias.

"Nunca pensamos en el séptimo partido", declaró Prince. "Necesitábamos establecer un respeto en el sexto partido después de lo que sucedió en el cuarto y quinto", subrayó.

Webber y McDyess no brillaron en el apartado del ataque al quedarse con cinco puntos cada uno, pero capturaron nueve y 10 rebotes, respectivamente, y los Pistons como equipo lograron 48 por sólo 35 de los Bulls.

El escolta argentino Carlos Delfino jugó sólo dos minutos con los Pistons y se fue en blanco al fallar el único tiro de campo que hizo, pero capturó un rebote.

Como había sucedido en los cinco partidos anteriores, cuando el escolta Ben Gordon surgió con su mejor juego en ataque, los Bulls ganaron el cuarto y quinto partido de la serie, cuando en los tres primeros no lo hizo el resultado fue la derrota de su equipo.

Después de haber conseguido 28 puntos en el cuarto, que ganaron en el Palace de Auburn Hills, la vuelta al United Center de Chicago no le vino bien y se quedó con sólo 19 (7 de 18 tiros de campo), pocos puntos para los que necesitaba su equipo.

Y más cuando el alero sudanés Luol Deng tampoco brilló al quedarse con 17 puntos (7 de 14 tiros de campo), cinco rebotes y cuatro asistencias.

Aunque los Bulls tuvieron el factor sorpresa en el veterano alero P.J.Brown, que fue el máximo encestador del equipo con 20 puntos, su mejor anotación en lo que va de la fase final como profesional, tampoco pudo establecer la diferencia ante la gran defensa que hicieron los Pistons y su ataque balanceado.

El pívot Ben Wallace, ex jugador de los Pistons, tampoco pudo en el juego bajo los aros con sus ex compañeros, y se quedó con sólo seis tantos y siete rebotes.

Mientras que el base Kirk Hinrich fue el menos afortunado en el ataque de los Bulls al quedarse con 11 puntos, falló 10 de 13 tiros de campo, y lo único que lo salvó fueron las 11 asistencias que repartió, único apartado del juego que dominó el equipo de Chicago con 23 por 17 de los Pistons.

A pesar que los Bulls se fueron al descanso con la ventaja parcial de 48-43, no pudieron controlar la presión de los Pistons en el tercer periodo y el parcial 31-21 rompió la igualdad en el marcador y en partido.

El alero Rasheed Wallace con canasta y Prince, que anotó de gancho cuando faltaban 2:20 minutos para concluir el partido, pusieron un parcial de 85-73 que dejó ya sin opción a los Bulls.

"Cuando te enfrentas a un equipo como los Pistons tienes que jugar al máximo en cada minuto porque de lo contrario te pueden ganar en cualquier momento", declaró Deng.

Los Bulls, que no han ganado un título desde la temporada de 1998, la última que jugó Michael Jordan, demostraron que con sus nuevos valores están todavía por debajo de la versión actualizada de los "Bad Boys".

Fuente: EFE