22.FEB Viernes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Hallan rastros radiactivos en dos aviones de British Airways

Miércoles 29 de noviembre del 2006 | 12:00

Compartir
LONDRES.

Rastros de una sustancia radiactiva han sido hallados en dos aviones de British Airways (BA) en el marco de la investigación sobre la muerte del ex espía ruso Alexander Litvinenko, confirmó hoy la aerolínea.

En un comunicado, la compañía aérea explicó que un tercer aparato ha sido analizado en el marco de esas pesquisas y que los tres aviones, todos ellos Boeing 767, han sido retirados del servicio "hasta nuevo aviso".

Litvinenko, crítico con el Kremlin, murió el jueves pasado por una alta dosis de radiación emitida por polonio 210, una sustancia radiactiva de la que la Policía británica ha encontrado rastros hasta el momento en cinco lugares de Londres.

"Los resultados iniciales de las pruebas forenses, que fueron confirmados esta tarde, han mostrado trazas muy bajas de una sustancia radiactiva a bordo de dos de los tres aviones", explicó la aerolínea en un comunicado, sin precisar de qué sustancia se trataba.

Un portavoz de la aerolínea declaró a la agencia británica PA que los aparatos habían sido examinados porque "personas involucradas en el caso Litvinenko" habían viajado en ellos.

La aerolínea añadió que estaba tratando de ponerse en contacto con los clientes que habían viajado en esos aparatos, que han cubierto las rutas de ida y vuelta entre Londres Heathrow y Moscú, Barcelona, Dusseldorf, Atenas, Larnaca, Estocolmo y Viena.

Los vuelos, cuyos números y fechas fueron publicados por BA en su página web, se han llevado a cabo entre el 3 y el 28 de noviembre y la aerolínea ha puesto un número de teléfono a disposición de los clientes y trabajadores que hayan viajado en ellos.

La compañía aérea explicó en el comunicado que entendía, por el aviso que se había dado, que el riesgo para la salud pública era bajo.

El Ministerio del Interior británico confirmó hoy que se habían examinado dos aviones en el aeropuerto londinense de Heathrow en relación con la muerte del ex agente secreto, aunque no indicó ni de qué aparatos se trataba ni la aerolínea a la que pertenecían, y que los investigadores pretendían hacer pruebas en un tercero.

"Se trata de evaluar si hay algún riesgo para la salud pública", dijo un portavoz del Ministerio.

El ministro británico del Interior, John Reid, que encabezó hoy una nueva reunión de la llamada comisión de crisis conocida como "Comité Cobra" para analizar el caso, tiene previsto hacer una declaración mañana, jueves, ante el Parlamento en relación con la muerte del ex espía.

Por su parte, la Agencia de Protección de la Salud (HPA) anunció hoy que 49 trabajadores de los dos hospitales donde fue tratado el ex espía serán sometidos a pruebas de contaminación radiactiva, aunque ninguno de ellos ha sido remitido a una clínica especializada.

La HPA subrayó que no hay riesgo de contagio para la población en las dos unidades sanitarias donde estuvo Litvinenko y que "todas las áreas de los dos hospitales" funcionan en la actualidad con normalidad".

Hasta ahora, ocho personas han sido remitidas a una clínica especial para que se sometan a pruebas de contaminación radiactiva y hasta la medianoche del pasado lunes el teléfono de atención directa del Servicio Nacional de Sanidad (NHS) había recibido 1.121 llamadas de personas preocupadas por el riesgo de haberse contaminado.

Según los medios de comunicación británicos, varios amigos y familiares del ex agente se han sometido a pruebas para evaluar si han sufrido alguna radiación, entre ellos el magnate ruso Boris Berezovsky, y se les ha comunicado que se encuentran "en perfecto estado de salud".

La policía ha hallado rastros de polonio 210 en las oficinas que Berezovsky, también crítico con el presidente ruso, Vladimir Putin y exiliado en el Reino Unido, tiene en el barrio londinense de Mayfair.

Además, trazas de esa sustancia radiactiva han sido detectadas en en la casa del ex agente secreto, un restaurante y un hotel que visitó el día en que cayó enfermo, y la sede de una empresa de seguridad.

El ex agente secreto, de 44 años, se entrevistó el 1 de noviembre en el hotel Millenium con dos compatriotas, uno de los cuales es un ex agente del KGB (antiguo servicio de espionaje soviético) y el mismo día se reunió en el restaurante con el profesor italiano Mario Scaramella, quien tiene buenos contactos en el mundo del espionaje.

Al parecer, Scaramella facilitó al ex agente nombres de las personas que podrían estar involucradas en el asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya, también crítica con el Kremlin y cuya muerte investigaba Litvinenko.

Este jueves, un juzgado de instrucción de Londres comenzará la instrucción del caso, mientras que la autopsia del cadáver de Litvinenko se practicará el viernes bajo estrictas medidas de precaución.

El antiguo agente secreto, que murió en el University College Hospital de Londres tras un rápido deterioro de su salud, acusó en una carta póstuma a Putin de estar implicado en el supuesto crimen.

Fuente: EFE