19.MAR Martes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

UE reunifica Europa con llegada de Bulgaria y Rumania el 1 de enero de 2007

Martes 26 de septiembre del 2006 | 12:00

Compartir
ESTRASBURGO

. La Unión Europea confirmó el ingreso de Bulgaria y Rumania al bloque el 1 de enero de 2007, una decisión que completa el histórico proceso de reunificación del Viejo Continente puesto en marcha en 2004 con la llegada de otros ex países comunistas bajo órbita soviética.

Si la Comisión Europea no postergó hasta 2008 la entrada de búlgaros y rumanos a la UE, tal como se lo permitía el tratado de adhesión firmado en 2005, les impuso en cambio una vigilancia rigurosa e inédita para que cumplan con las reformas necesarias en áreas en las que aún se encuentran en deuda.

"Los dos países están en medida de asumir los derechos y las obligaciones de un miembro de la UE el 1 de enero de 2007", declaró el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, dando lugar a los aplausos de los eurodiputados reunidos en sesión plenaria en Estrasburgo (este de Francia).

"La adhesión de Bulgaria y Rumania marcará un éxito histórico", agregó, al referirse a la continuación de la "reunificación de la familia europea", que se ampliará de 25 a 27 miembros.

En efecto, la UE incluirá desde 2007 a la mayoría de los ex países comunistas de Europa del Este y Central (Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria), además de tres miembros de la ex Unión Soviética (Lituania, Letonia y Estonia).

Sin embargo, el precio a pagar de los dos nuevos miembros será el más alto en la historia de las ampliaciones.

Es que en su informe dado a conocer el martes, la Comisión toma nota de los "progresos" efectuados, pero subraya también que persisten problemas en ciertos sectores, como el sistema judicial y la lucha contra la corrupción, por lo que Bulgaria y Rumania permanecerán bajo vigilancia durante tres años.

En el área judicial Bruselas creará un mecanismo de "cooperación y verificación de los progresos", en particular en la lucha contra la corrupción, el crimen organizado y el lavado de dinero.

Este mecanismo establece "objetivos" que, de no ser alcanzados, conducirán a la aplicación de sanciones, por ejemplo el no reconocimiento de decisiones judiciales rumanas o búlgaras.

En el caso de los fondos europeos, se colocarán bajo vigilancia ciertas ayudas, que podrían ser suspendidas en caso de dudas sobre su correcta utilización.

Por último, en el área de la seguridad alimentaria, la Comisión ya decidió mantener el embargo al cerdo de origen rumano y búlgaro a raíz de la persistencia de la peste porcina en los dos países.

Este sistema de vigilancia evita humillar a ambos países con la aplicación inmediata de "cláusulas de salvaguarda", empujándolos al mismo tiempo a continuar con sus esfuerzos de reformas.

Los gobiernos de Sofía y Bucarest celebraron de inmediato el anuncio de la Comisión Europea, reconociendo sin embargo la amplia tarea que les queda por delante. "Rumania deberá recorrer un largo camino entre la fecha de su entrada en la UE y su integración real en esta gran familia", dijo el presidente rumano Traian Basescu.

"Será aún más difícil para nosotros a partir del 1 de enero", estimó de su lado el ministro búlgaro de Relaciones Exteriores, Ivailo Kalfin.

Esta expansión de la UE a 27 miembros marca el final de una época, ya que bloque no debería avanzar hacia nuevas ampliaciones hasta no efectuar las reformas institucionales necesarias para seguir funcionando correctamente, lo que no tendrá lugar hasta 2009.

El próximo país en entrar en la UE debería ser Croacia, aunque no antes del "final de la década", precisó el comisario europeo de Ampliación, Olli Rehn, para quien las autoridades de Zagreb deben escuchar el "mensaje" enviado el martes y comenzar a ocuparse desde ahora en los problemas del sistema judicial y la corrupción.

Por lo pronto, la adhesión de Rumania y Bulgaria despierta varios temores, empezando por la llegada masiva de trabajadores de dos países cuyos PIB per cápita corresponden al 30% de la media del PIB europeo.

Gran Bretaña, uno de los pocos Estados miembros que abrió sin restricciones las puertas de su mercado laboral a los inmigrantes del Este en 2004, ya anunció probables medidas para frenar la llegada de búlgaros y rumanos, a pesar de las garantías de Sofía y Bucarest sobre la buena salud de sus economías.

Por último, y en cuanto a los aspectos geográfico y demográfico, la UE tendrá a partir de 2007 acceso al Mar Negro y contará con unos 30 millones de habitantes más (21,7 millones de rumanos y 7,8 millones e búlgaros) que llevarán su población a 487 millones de europeos.

Fuente: AFP