20.ENE Domingo, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Escritor Frederick Forsyth cree que Irak "se desintegrará en guerra civil"

Sábado 28 de octubre del 2006 | 12:00

Compartir
LONDRES.

El escritor Frederick Forsyth apoya la misión multinacional en Afganistán, pero opina que la situación en Irak se ha vuelto caótica y el país "se desintegrará en guerra civil" tres meses después de la retirada aliada.

Este es el pronóstico que hizo el literato británico, de 68 años, en una entrevista con Efe, en Londres, con motivo de su reciente publicación en España de su última novela, "El Afgano", una obra en la que detalla el perfil del terrorismo islámico actual.

Vestido de manera informal, con una camisa blanca, el considerado maestro del "thriller" admitió estar de acuerdo con la política del primer ministro británico, Tony Blair, sobre Afganistán, pues "fue correcto responder a la petición de ayuda" del presidente Hamid Karzai, pero no sobre Irak, "y es tarde para recuperarse".

Forsyth dijo que las fuerzas británicas tendrán que salir de Irak porque su presencia empeora las cosas, por lo que los políticos tendrán que pensar en la estrategia de salida.

"Los políticos tienen este ego, tienen que encontrar la forma de salir", afirmó el escritor, y añadió: "Incluso Estados Unidos se da cuenta de que el juego está terminado, es un tremendo caos".

"Mi opinión personal es que saldremos, y en tres meses tras nuestra retirada, todo se desintegrará en guerra civil", subrayó Forsyth, quien admitió que le gustaría estar equivocado porque es una tremenda perspectiva de futuro.

En "El Afgano" el escritor plantea la delicada situación del mundo actual y la preparaba cuando se produjeron los atentados terroristas de Londres, el 7 de julio de 2005 (7-J).

Con estos ataques comienza su novela, en la que se relatan los esfuerzos de los servicios secretos de EEUU y el Reino Unido para impedir un nuevo y catastrófico ataque de la red "Al Qaeda".

Como si se tratase de una clase de historia, Forsyth cuenta con lujo de detalles la vida profesional de Mike Martin, un ex oficial de las fuerzas de elite británicas SAS que ha estado en los acontecimientos más relevantes, desde la guerra de las Malvinas (1982), pasando por la expulsión de los soviéticos de Afganistán (1989) hasta el conflicto en Irlanda del Norte.

"El Afgano", publicado en España el pasado 29 de septiembre, tiene más actualidad que nunca, ya que la misión de Martin -que adquiere la identidad de un guerrillero afgano detenido en Guantánamo y le sustituye- es descubrir los planes de Al Qaeda.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra EEUU (11-S), Forsyth pensó que la lucha contra el terrorismo islámico será un "tema en próximos años", por lo que decidió estudiarlo.

"Si Al Qaeda planea otra bomba, una grande, más grande que Madrid (11-M), más que Londres (7-J), ¿Qué puede ser?, ¿otro avión contra otro edificio?", dijo el escritor sobre el argumento de su novela, cuyo final no decepciona a los amantes del suspense.

Para el autor del "Chacal", "Odessa", "El cuarto protocolo" o "Vengador", lo que los servicios secretos pueden hacer en la actualidad frente a Al Qaeda es lo que se hizo en tiempos de la actividad del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

"Interceptar llamadas telefónicas, tratar de identificar a los líderes de las células, vigilancia", afirmó.

Antes de escribir "El Afgano", Forsyth viajó a Afganistán, Pakistán y Estados Unidos, mientras que se entrevistó con valiosas fuentes que le suministraron, de manera confidencial, muchos de los detalles que aparecen en su obra.

Preguntado sobre si le hubiera gustado haber sido espía, su respuesta fue rotunda: "¡No!", porque la mayoría del trabajo se hace en la oficina, algunos agentes ni siquiera saben usar armas.

"No hay glamour -afirmó-, ni lucha, ni disparos, no es (James) Bond. Este hubiera durado tres días. Imaginas que diga: Mi nombre es Bond, James Bond, trabajo para el Servicio de Su Majestad, (Forsyth se ríe, levanta el dedo índice como si apuntara con una pistola y dice) ¡Bang!".

Fuente: EFE