24.AGO Sábado, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Francis Allison fue detenido en Miami acusado de tráfico de dinero

Martes 24 de noviembre del 2009 | 04:44

El ex ministro y su esposa quisieron sacar del país más dinero del declarado. Juez les ordenó entregar sus pasaportes y usar grilletes electrónicos.

En aprietos. La ‘confusión’ que dice haber cometido le podría costar cinco años de cárcel a Allison. (USI)
Compartir

El ex ministro de Vivienda Francis Allison, quien en setiembre último renunció a su cargo por sus vínculos con Business Track (BTR) -empresa investigada por ‘chuponeo’-, se encuentra bajo arresto domiciliario en Miami junto con su esposa, debido a que ambos son acusados de no haber declarado un dinero que intentaron sacar de Estados Unidos (PDF), según documentos judiciales.

De acuerdo con El Nuevo Herald, el abogado de la pareja en Miami dijo que su detención se originó por una inocente confusión. El hecho ocurrió en el Aeropuerto Internacional de Miami el 5 de noviembre último, cuando Allison y su esposa Carla Robbiano Montes se disponían a tomar un vuelo de la aerolínea Copa con destino a Lima, vía Panamá.

Agentes de Aduana y Control de Fronteras que realizaban una inspección de rutina en la terminal aérea les preguntaron si llevaban dinero, ante lo cual ellos dijeron que entre los dos tenían US$20,000 en efectivo.

No obstante, los funcionarios descubrieron que Allison llevaba $20,000 adicionales en la chaqueta y Robbiano $10,000 más en la cartera, sumas que no declararon.

Ambos fueron arrestados y acusados de falso testimonio, contrabando de dinero en efectivo y omisión de declaración ante un magistrado federal que concedió su libertad bajo fianza de $100,000. Este monto fue avalado por un cuñado de ambos residente en Miami.

El magistrado Ted E. Bandstra ordenó a la pareja entregar sus pasaportes y llevar grilletes electrónicos.

Oscar Arroyave, el abogado de ambos, explicó así la confusión de sus clientes: poco antes del suceso, el matrimonio había perdido los documentos de viaje, los cuales finalmente fueron entregados por una persona que los encontró.

En medio de este ofuscamiento, Allison puso US$10,000 en la cartera de su esposa sin decírselo. En cuanto a los US$20,000 de la chaqueta de Allison, el abogado explicó que el dinero había sido retirado dos días antes de una cuenta de un banco local que la pareja mantiene “desde hace años”.

“Si uno lo piensa, no tiene sentido declarar US$20,000 y no US$30,000. El problema es que ella no se dio cuenta”, explicó Arroyave, quien dijo que irá a juicio porque está convencido de que absolverán al matrimonio. De ser hallados culpables, afrontarían una pena de prisión de cinco años.