24.AGO Sábado, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Los vínculos de la Universidad Alas Peruanas son de alto vuelo

Miércoles 11 de noviembre del 2009 | 07:27

Esta casa de estudios también tiene contactos en el Consejo Nacional de la Magistratura, lo que podría favorecer a los magistrados viajeros.

Advierten que la presencia de Delgado y de Vegas en el CNM podría beneficiar al cuestionado Távara. (USI)
Compartir

La Universidad Alas Peruanas no solo logró establecer contactos en el Poder Judicial y en el Congreso, sino que ahora se descubre que dos de los integrantes del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) también están vinculados a dicho centro de estudios: los consejeros Francisco Delgado de la Flor y Edwin Vargas Gallo. El primero de ellos, considerado uno de los ‘hombres fuertes’ del Consejo, y el segundo, el actual vicepresidente.

Esta situación es preocupante porque es precisamente en el CNM donde se investiga actualmente a los vocales supremos Francisco Távara y Jorge Solís por haber viajado a Francia, junto con sus esposas, con los pasajes que les regaló la citada universidad por un monto de US$15,547. Delgado de la Flor y Vegas Gallo tienen vínculos profesionales con la universidad y también amicales con el rector Fidel Ramírez Prado.

Fuentes del CNM han expresado a Perú.21 su preocupación por este hecho pues, si el caso llegara hasta el pleno de consejeros, Delgado de la Flor y Vegas Gallo se convertirían en “juez y parte”. Las mismas fuentes han señalado que, si ello ocurre, los dos integrantes deberán inhibirse de ver el tema.

AMIGOS DE ‘ALAS’. Delgado de la Flor fue elegido miembro del CNM en el año 2005. Según un documento que Justicia Viva elaboró ese año, Delgado postuló por dos universidades privadas: Los Ángeles de Chimbote y Alas Peruanas. Nada menos.

Una vez en el CNM, esta última lo nombró Doctor Honoris Causa –al igual que a los vocales supremos Távara y Solís– por su amigo, el rector Fidel Ramírez. En diversas páginas de Internet y en fotografías de la universidad, se aprecia la cercanía que Delgado tiene con dicho centro de estudios.

En el caso de Vegas Gallo, los vínculos con esa universidad son similares. En el año 2005, Alas Peruanas le auspició la publicación de un libro de su autoría titulado Un nuevo enfoque para la gestión de la biodiversidad marina y costera, de 233 páginas. Y el 30 de octubre de 2007, este biólogo recibió el Doctorado Honoris Causa de esa casa superior.

Al parecer, los viajes, las cátedras y las distinciones académicas son una política de dicho centro de estudios para ganar aliados en entidades políticas y judiciales. Para una institución con 139 procesos legales a cuestas y con un sinnúmero de empresas, ello sería imprescindible.

Delgado y Vegas confirmaron a Perú.21 sus vínculos profesionales con esa casa de estudios. Pero ello no parece preocuparles. Consultados acerca de si se abstendrían de ver el caso de Távara y de Solís en el CNM, Delgado dijo que se trata de argumentos “jalados de los cabellos e ilógicos”, y adelantó que no se apartará pues “veremos el caso de Távara y Solís, no el de Alas Peruanas”.

Vegas, por su parte, señaló que “soy muy objetivo, sé de mis funciones constitucionales, y lo que diga mi conciencia estará arreglado a ley y a la Constitución, yo no juego sucio”.