18.JUL Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Oporto vence al Caldas y gana la última Intercontinental

Domingo 12 de diciembre del 2004 | 12:00

Compartir
Yokohama (Japón), 12 dic (dpa) - El Oporto conquistó hoy la última Copa Intercontinental de Clubes al vencer por 8-7 desde el punto penal al Once Caldas de Colombia, en una dramática final que marcó la despedida del torneo que durante 44 años enfrentó a los mejores clubes de Europa y Sudamérica.

La suerte estuvo con el Once Caldas durante los 120 minutos de juego, disputado en el estadio Internacional de Yokohama, pero terminó de lado de los portugueses, que lucieron imbatibles desde el punto penal con un Pedro Emanuel convertido en héroe por cuenta de su último y definitivo disparo.





Su momento de consagración y gloria contrastó con el del argentino Jonathan Fabbro y del colombiano Edwin García, que erraron sus cobros para entregarle al Oporto su segunda Copa y la número 21 para Europa, una menos que Sudamérica en la lucha que durante cuatro décadas sostuvieron ambos continentes en el marco de un torneo que a partir del próximo año cambiará de modalidad.





El favorito Oporto saltó a la cancha con un libreto ofensivo que desde los primeros minutos le permitió generar varias llegadas de gol. Los europeos, dirigidos por el español Víctor Fernández, salieron dispuestos a liquidar las acciones desde el comienzo.





Al frente tuvieron a un conjunto colombiano que, sin argumentos en ataque, debió apelar al mismo juego defensivo que lo llevó a conquistar la Copa Libertadores, aunque su primera línea, comandada por el estelar arquero Juan Carlos Henao, debió esforzarse al máximo para contener el poder ofensivo del rival.





Antes de completar el primer cuarto de hora, el vencedor de la Liga de Campeones ya sumaba dos claras opciones, una de las cuales fue concretada, al minuto seis, por el atacante sudafricano Benny McCarthy, pero anulada por el uruguayo Jorge Larrionda por aparente posición viciada.





La jugada despejó el camino para que el Oporto se apoderara de los costados y canalizara por ahí todo su ataque. El brasileño Luis Fabiano estrelló al minuto 17 una pelota en el travesaño tras recibir un saque desde la banda derecha.





Caldas intentó sacudirse del dominio portugués mediante las salidas esporádicas y sin riesgo del argentino Fabbro y el mexicano Antonio De Nigris, de opaca actuación, pero su esfuerzo se diluyó en la superioridad de los europeos.





Cada vez que quiso, el plantel dirigido por Fernández perforó la defensa colombiana generando riesgo en el arco defendido por Henao, quien intervino en varias ocasiones para salvar a su equipo. Cuando no fueron sus espectaculares atajadas fue la suerte la que favoreció al campeón de América.





Precisamente la fortuna que acompañó al Caldas impidió que Oporto se fuera adelante en el marcador al minuto 38, cuando en la opción más clara de la primera parte, el brasileño Diego chocó una bola en el palo que quedó flotando en el área y no pudo ser rematada ni por Fabiano ni McCarthy.





El partido, discreto en emociones pero prolijo en oportunidades, todas para los portugueses, tenía para ese momento un claro dominador y un espectador en el terreno de juego, el arquero Vitor Baía, quien en el primer tiempo recibió una sola visita de los colombianos.





Terminando la primera parte, el defensa caldense John Viáfara recibió una pelota de Fabbro para sacar un potente remate desde fuera del área, que se fue desviado. Su disparo sirvió para que el Caldas no se fuera al descanso con la libreta en blanco.





Para el segundo tiempo, el juego ganó en velocidad y emotividad con un Oporto ansioso de plasmar en números su superioridad y un equipo colombiano aferrado a su arquero, convertido ya en figura.





Sin variar la fórmula pero con mayor insistencia, los europeos continuaron pisando los predios de Henao. Al minuto 59, McCarthy metió otra pelota en el arco "cafetero" que también fue anulada por Larrionda por aparente fuera de juego.





El mismo atacante estrelló, siete minutos después, su segundo balón en el larguero y el tercero del partido para el Oporto. Su dominio se fue extendiendo con el paso de los minutos y a lo largo de todo el terreno. Solo la suerte y reflejos de Henao contuvieron la que parecía una victoria indiscutible para los portugueses.





El portero colombiano tomó el timón del equipo y se convirtió nuevamente en la figura. Con voladas y tapadas espectaculares, Henao privó a los portugueses de una victoria en el tiempo reglamentario.





Sin poder materializar sus múltiples llegadas y con un rival replegado en el fondo, el Oporto debió resignarse al tiempo de alargue. Sus jugadores, con la cabeza agarrada entre las manos, no podían creer que un solo hombre, Henao, pudiera arrebatarles su segunda y última Copa Intercontinental.





Estimulado por la suerte y el inmejorable momento de su arquero, el Caldas asumió con mayor entereza el juego, organizó sus líneas y generó más fútbol. El libreto empezó a variar y Henao cedió su protagonismo al resto del equipo, que en el primer cuarto de tiempo extra tuvo su mejor opción para quedarse con la victoria a través de una jugada de De Nigris.





Cuando el partido subía en emociones una dolencia en el pecho del arquero Baía obligó a suspender las acciones durante cuatro minutos. El portugués debió ser sustituido por Nuno y trasladado luego a un centro hospitalario.





Con mayores arrestos físicos y un Henao sin pestañear, el conjunto colombiano encaró con más serenidad la segunda parte del alargue, incluso acumuló un par de oportunidades con pelota quieta y desbordes por los costados.





El partido culminó sin un ganador y debió definirse desde la lotería de los penales, en la que el Caldas fue menos efectivo que el Oporto, que obtuvo desde ese punto la victoria que le fue negada con la pelota en movimiento por culpa de un solo hombre.




FICHA:




Oporto:

Vítor Baía (Nuno 104); Ricardo Costa, Pedro Emanuel, Jorge Costa, Seitaridis; Maniche, Costinha, Diego, Luis Fabiano (Ricardo Quaresma 79); Derlei (Carlos Alberto 69), Benny McCarthy

DT:

Víctor Fernández




Once Caldas:

Juan Carlos Henao; Miguel Rojas, Roller Cambindo (46 Edgar Cataño), Edwin García, Samuel Vanegas; John Viáfara, Rubén Darío Velásquez, Jonathan Fabbro, Diego Arango (Jefrey Díaz 61), Elkin Soto (Herly Alcázar 96); Antonio de Nigris

DT:

Luis Fernando Montoya




Amonestados:

Arango (32), Diego (49), Fabbro (59), Costa (78), Seitaridis (84), De Nigris (117)




Expulsiones:

Diego (120)




Arbitro:

Jorge Larrionda (Uruguay).

Asistentes:

Amelio Andino (Paraguay) y Winston Reátegui (Perú)




Estadio:

Yokohama Internacional Stadium