22.JUL Lunes, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Allison iba frecuentemente a las instalaciones de Business Track

Martes 22 de septiembre del 2009 | 07:12

Aunque lo ha negado, las investigaciones revelarían que visitaba el local pasadas las 5 p.m. Embajada de Venezuela en Bolivia hizo depósito de US$250 mil a empresa BTR.

Mientras Allison entregaba calaminas en Puno, sus colegas del gabinete lo conminaban a dar explicaciones. (Andina)
Compartir

El panorama parece complicársele al ministro de Vivienda, Francis Allison. Luego de que se revelara su estrecho vínculo contractual con la empresa Business Track (BTR) –investigada por el “chuponeo” telefónico a Rómulo León y a Alberto Quimper–, información brindada por fuentes cercanas al proceso judicial pondría en tela de juicio su versión de que únicamente brindaba asesoría externa y lo relacionarían de forma más estrecha con la firma investigada .

Aunque el ministro ha indicado que su vinculación con BTR fue a través del capitán de Navío Carlos Tomassio, las fuentes informaron que Allison se habría reunido en varias oportunidades con el gerente general y con la relacionista pública de dicha empresa, capitán Elías Ponce Feijoo y Giselle Giannotti, respectivamente. Asimismo se comentó que, inclusive, durante la revisión de los archivos copiados de los soportes digitales incautados a Ponce se habría hallado correos electrónicos que ambos personajes habrían intercambiado. No ha trascendido, sin embargo, el contenido de los mismos.

“Se ha conocido que (Allison) acudió a la oficina de BTR (ubicada en la avenida Salaverry), donde conversaba con Ponce. Su presencia en las oficinas era sobre las cinco de la tarde y era muy frecuente”, refirió la fuente consultada. Con respecto a este punto, allegados al ministro Allison señalaron que el ministro reitera que no ha asistido a las oficinas de BTR. Que su relación era a través del señor Tomassio, a quien conoció a través del ex prefecto de Lima Juan Abusabal”.

Además, se precisó que, más allá de emitir informes legales, la labor del ex alcalde de Magdalena del Mar era asesorar directamente a los directivos de la empresa –ya sea a través de reuniones o a través de correos electrónicos–, trabajo por el cual recibió US$33,600 entre setiembre de 2007 y setiembre de 2008. “Se ha explicado que (Allison) era prácticamente un asesor de planta. Su relación con la empresa era frecuente”, manifestó la fuente judicial.

AL CONGRESO. Entre tanto, la comisión del Congreso que investiga la interceptación telefónica realizada por BTR reprogramó la citación al ministro Allison, quien deberá presentarse el viernes a las 11 de la mañana, y ya no este miércoles a las 3 de la tarde, como figura inicialmente en la agenda.

El titular de ese grupo de trabajo, Oswaldo Luízar, explicó a Perú.21 que “se ha reprogramado la presentación del ministro para evitar cualquier excusa que le impida acudir al Congreso. Entendemos que el miércoles debe asistir al Consejo de Ministros, por lo que hemos decidido reprogramar la invitación para el viernes. Consideramos que se le ha informado con la debida anticipación, como para que programe su agenda”, sostuvo el parlamentario.

Y, así como Luízar, los congresistas apristas Luis Gonzales Posada y Mercedes Cabanillas también esperan las explicaciones que el titular de Vivienda dará ante el Parlamento. Cabanillas dijo que el ministro va a tener que esclarecer en el Congreso su participación (en BTR). “(Luego), corresponde al Ejecutivo definir si deberá haber una ampliación de la explicación ”, subrayó.

Uno de los puntos que deberá aclarar Allison en el Parlamento es el referido al tipo de asesoría que brindaba a BTR, una empresa cuya planilla no excedía las 15 personas. De hecho, el integrante del Ejecutivo ha señalado que su servicio era respecto a temas laborales y tributarios, lo que llama la atención tomando en cuenta que su especialización es de abogado penalista. Algo que tampoco queda claro es cómo, durante el año que duró su contrato, no se dio cuenta de las verdaderas actividades que realizaba BTR.

OTROS DESTAPES. Mientras tanto, nuevas revelaciones se han conocido con la revisión de los documentos de BTR. Las mismas fuentes consultadas informaron que, producto del levantamiento del secreto bancario de la compañía, se ha revelado que esta recibió pagos provenientes de la Embajada de Venezuela en Bolivia.

Se precisó que durante la revisión de la cuenta bancaria de BTR se ha encontrado que la misión diplomática venezolana transfería fuertes sumas de dinero a un banco privado con sede en Nueva York, EE.UU., desde donde eran derivadas a la cuenta que tenía en Perú la empresa investigada. Se ha determinado que la suma transferida bordeaba los US$250 mil.