18.AGO Sábado, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Fujimori acepta el pago de CTS al ‘Doc’, pero no su responsabilidad penal

Lunes 13 de julio del 2009 | 11:42

El ex presidente también dijo que rechaza la acusación y la reparación civil de S/. 2 millones a favor del Estado que pidió la Fiscalía por este caso. La diligencia judicial continuará el miércoles debido a un problema de hipertensión del procesado y el viernes sería sentenciado.

Fujimori dirigiéndose a los magistrados en la sede de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía Nacional en Ate. (Canal N)
Compartir

La Sala Penal Especial de la Corte Suprema inició hoy, poco después de las 9 de la mañana, un nuevo juicio oral al ex presidente Alberto Fujimori, esta vez por haber efectuado, en el año 2000, el pago de 15 millones de dólares a su ex asesor Vladimiro Montesinos por concepto de Compensación por Tiempo de Servicios (CTS).

La audiencia comenzó con la lectura de la acusación fiscal a cargo del magistrado Avelino Guillén, que recordó que, en este caso, el Ministerio Público denunció a Fujimori por los presuntos delitos de peculado y falsedad ideológica, y ha solicitado una condena de ocho años de prisión y el pago de una reparación civil de 2 millones de soles a favor del Estado.

Tras diez minutos de receso, el ex mandatario aceptó el pago de la CTS a su ex mano derecha, pero no su responsabilidad penal. Además, manifestó que rechaza la acusación y la reparación civil solicitada por el Ministerio Público.

El titular de la sala, el vocal César San Martín, ordenó la suspensión del juicio oral debido a un cuadro de hipertensión en el procesado, la misma que será reanudada este miércoles a las 09:00 horas. Además, dispuso que este viernes estará dictando sentencia en este caso, en la sede de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía Nacional en Ate.

La Fiscalía sostiene en su acusación que el propio Fujimori “trató y negoció” de manera directa el pago a favor de Vladimiro Montesinos, por los servicios que el ex asesor realizó. Para hacerlo efectivo, el ex presidente firmó un decreto de urgencia, fechado el 19 de setiembre de 2000, con el cual aprobó la transferencia de dinero perteneciente a las Fuerzas Armadas, por un monto de 69,5 millones de soles.

El pretexto del desembolso era el financiamiento de una supuesta operación militar para acabar con una organización internacional dedicada a vender armas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Pero la verdad fue que, con ese monto, Fujimori le pagó a Montesinos sus “servicios prestados”.

LA ESTRATEGIA DE NAKAZAKI. En diálogo con Perú.21, el abogado de Fujimori, César Nakazaki, descartó que vaya a acogerse al “allanamiento” –como se especuló en días anteriores– “sencillamente porque no corresponde a un proceso penal sino a procesos civiles”. Pero Nakazaki también descartó que su estrategia de defensa se vaya a basar en la “confesión sincera”, porque considera que su defendido es inocente y, menos, en la figura de la “terminación anticipada del juicio”.

Todo hace indicar que la estrategia que echará a andar el defensor de Fujimori –y que anunciará hoy en el juicio– será la de la “conformidad con la acusación” fiscal, pero de manera parcial.

Nakazaki no afirmó ni descartó esta posibilidad, pero explicó que la misma “consiste en estar conforme con la acusación fiscal, total o parcialmente, pero no estar conforme con las consecuencias jurídicas que el fiscal le asigna a los hechos”, es decir, con la pena de cárcel solicitada, pues, según explicó, Fujimori devolvió oportunamente al fisco nacional los US$15 millones entregados a Montesinos.

Cabe mencionar, que en otro proceso por el mismo caso, el “Doc’ ha dicho que ese dinero era para un fondo de contingencia para futuras campañas electorales fujimoristas.

DATOS

  • En el juicio por el allanamiento a la casa de Trinidad Becerra, esposa de Vladimiro Montesinos, Alberto Fujimori sí se acogió a la confesión sincera.

  • En el segundo caso –Barrios Altos y La Cantuta– la defensa buscó la absolución total, algo que perseguirá en este tercer juicio, según explicó Nakazaki.