16.DIC Domingo, 2018
Lima
Última actualización 03:07 pm
Clasificados

El sexo con mentiras y una excelente actriz

Sábado 04 de julio del 2009 | 07:47

Wendy Vásquez destella en el montaje teatral Las neurosis sexuales de nuestros padres. La cita es en la sala del Instituto Goethe de Jesús María.

Compartir

Por Gonzalo Pajares Cruzado

Wendy Vásquez es la actuación hecha mujer y, por ello, no nos cansaremos de admirarla. En Las neurosis sexuales de nuestros padres realiza su mejor papel… y este no es un elogio ligero para una actriz que nos tiene acostumbrados a la excelencia. ¿Qué hace a su actuación memorable? Más allá de la verosimilitud de su personaje, este descolla por la profunda humanidad que Wendy le ha insuflado.

INOCENCIA INTERRUMPIDA. Las neurosis sexuales de nuestros padres cuenta la historia de Dora, una muchacha que, por algunos problemas “mentales’, durante toda su vida fue obligada a tomar unas medicinas que la convirtieron en una autómata. Sin embargo, a pesar de las drogas, su ternura emerge en cada uno de sus gestos, de sus acciones.

Muerto su médico, la madre de Dora decide suspender el tratamiento de su hija. Esta, a pesar de conservar los rezagos de las drogas, se transforma. Conoce a un patán lleno de energía sexual y, gracias a él, descubre los placeres del sexo y “con la máxima ingenuidad e inocencia se le revelan todas aquellas cosas que los adultos suelen practicar más bien tímidamente, debajo de la frazada”.

Dora vive su sexualidad inocentemente y, por eso, sin represiones. No tiene los tabúes que la sociedad –con sus taras y su hipocresía– nos ha impuesto. Dora, por ejemplo, ama a su padre. Su amor es puro y, por ello, también es físico.

Sin embargo, la sociedad –su familia, su entorno– no está preparada para tanta libertad y pureza. Es engañada e intenta ser reprimida. Pero su fuerza es más grande que las ataduras que le imponen y, aunque golpeada y maltratada, escapa.

CONTEMPORÁNEA. Las neurosis sexuales de nuestros padres es una obra del dramaturgo suizo Lukas Bärfuss (Berna, 1971). La versión peruana es dirigida por Jorge Villanueva, un joven director que el año pasado ya nos había sorprendido con La noche árabe. Además de Wendy Vásquez, aparecen en escena los actores Sergio Paris (quien se pone en la piel del “novio’ de Dora), Marcelo Rivera (encarna a un lúcido médico, el único que la trata como un ser humano cabal), Celeste Viale (sencilla, lúcida), Carlos Cano (impone su presencia), Olga Bárcenas (la madre reprimida y represora) y Juan Carlos Morón.

Villanueva señala que la obra es dura y crítica con la sociedad en la que vivimos y que nos neurotiza. Sin embargo, no se trata de un panfleto, “está llena de claroscuros”. Sí, existe una presencia que nos fulmina e ilumina. Se llama Wendy Vásquez: hay que recibir su luz.

DATOS
LAS NEUROSIS SEXUALES DE NUESTROS PADRES

Dirige: Jorge Villanueva.
Autor: Lukas Bärfuss (Suiza).
Actúan: Wendy Vásquez, Sergio Paris y otros.
Lugar: Goethe-Institut (Jr. Nazca 722, Jesús María).
Funciones: De J a S, 8 p.m.
Entradas: Teleticket de Wong y Metro.