24.AGO Sábado, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

García: Los dirigentes de Adeisep han caído en un "nivel delincuencial"

Viernes 05 de junio del 2009 | 12:39

El jefe de Estado, tras deplorar y lamentar la violencia en Bagua, culpó de la muerte de ocho policías en dicha zona al dirigente indígena Alberto Pizango, quien ya tiene orden de captura. Este, por su parte, responsabilizó al Gobierno y al Congreso de estos hechos de sangre.

LAMBAYEQUE. El jefe de Estado reiteró que existirían intereses extranjeros detrás de las protestas en la selva. (Tv Perú)
Compartir

El presidente Alan García deploró y lamentó hoy el muerte de al menos ocho policías en la ciudad de Bagua, durante las acciones para despejar la carretera Fernando Belaunde Terry, tomada desde más de 50 días por los nativos que acatan un paro hace casi dos meses para exigir la derogatoria de 10 decretos que, según dicen, afectan sus intereses.

Desde Lambayque, el jefe de Estado reiteró que, a fin de impedir el desarrollo del Perú, existirían intereses extranjeros además de la desinformación e ideología extremista detrás de estos hechos de violencia, que enlutan al país.

Sin embargo, dijo esperar que la calma vuelva a la selva, y señaló que el Gobierno, a través del premier Yehude Simon, siempre tuvo la intención de restablecer el diálogo con las comunidades nativas, aunque las críticas que la oposición hace apuntan a que el Ejecutivo dejó crecer este problema – que va a cumplir dos meses – y cuando trató de encontrar una solución ya era demasiado tarde.

El mandatario dijo también que Alberto Pizango, presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), organización que promueve la huelga en la Amazonía, ha caído en un “nivel delincuencial”. Más temprano, por la mañana, en Lima, García había advertido que si hay muertes y violencia en la selva sería responsabilidad de los dirigentes nativos, a quienes acusó de utilizar a los nativos como “carne de cañón”.

Por su parte, el primer ministro Yehude Simon aseveró que el Ejército saldrá a las calles y que los hechos de Bagua, donde se saquearon y quemaron locales públicos y se tomó una comisaría, es un nuevo “Andahuaylazo”, y que se aplicará todo el peso de la ley a los asesinos de los policías. En varias distritos de la Amazonía rige el estado de emergencia, lo que faculta la intervención de las Fuerzas Armadas para restablecer el orden.

PIZANGO RÉPLICA. En Lima, Pizango, en una conferencia de prensa, negó que sea responsable de las muertes en la selva y culpó al Gobierno y al Congreso de lo que ocurrido esta mañana en Bagua. Añadió que, producto de los enfrentamientos con las fuerzas del orden, al menos 20 nativos han muerto.

“Nos están metiendo bala como si fuéramos delincuentes o animales”, dijo tras señalar que la administración de Alan García ordenó el “genocidio”.

El dirigente nativo, quien indicó que ya tiene una orden de captura en su contra, dijo que los policías provocaron a los indígenas y negó que estos hayan estado armados, como denunció la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, pero no explicó entonces cómo es que murieron baleados ocho policías.