12.DIC Miércoles, 2018
Lima
Última actualización 03:07 pm
Clasificados

Identifican al falso taxista que ataca con un desarmador en Lima

Miércoles 06 de mayo del 2009 | 06:30

Se trataría de Guillermo Gino Dávila Mendoza, de 26 años. Tras confrontar testimonios de las agredidas, unos periodistas encontraron una fotografía del sujeto en el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec). Las víctimas reconocieron su rostro al instante.

Este sería el sujeto que utiliza un desarmador para cometer sus fechorías. (América TV)
Compartir

El falso taxista que asalta y agrede a sus pasajeros, sobre todo mujeres, con un desarmador, ya fue reconocido e identificado por varias de sus víctimas. Se trataría de Guillermo Gino Dávila Mendoza, de 26 años.

Tras confrontar las descripciones y las placas de autos que ofrecieron las mujeres atacadas, un equipo periodístico del programa Prensa Libre determinó que los atracos se llevan a cabo a bordo de una camioneta modelo Station Wagon, de placa DGU–004.

El auto pertenece al padre del presunto agresor, quien dijo a un periodista del referido programa desconocer las actividades de su hijo. “Si hizo algo, yo podría conversar con él para que vea que hizo mal y no haya problemas”, arguyó el hombre.

EL CASO. Como se sabe, un delincuente que se hace pasar por taxista viene sembrando el pánico en Lima. Ataca brutalmente a sus víctimas con un desarmador antes de despojarlas de sus pertenencias. El sujeto comete sus fechorías cuando pasa por la Vía Expresa. Desde marzo hasta hoy se ha presentado un promedio de cinco denuncias similares.

“El señor fue por el zanjón. Se plantó porque el carro parecía malogrado y volteó insultándome. Sacó un destornillador y de la nada me atacó”, narró – aún con espanto – Rocío Tovar, productora de teatro y la más reciente víctima del hampón.

Tovar subió el pasado jueves a las 7 p.m. a un Station Wagon verde oscuro en el cruce de las avenidas Juan de Arona y Rivera Navarrete, en San Isidro, con rumbo a Miraflores. Cuando el auto entró a la Vía Expresa, se produjo un sonido y el auto parecía malogrado.

“Yo pedí auxilio y piedad, pero ningún policía pasaba por la zona. Me golpeó y no me dejaba irme. Me soltó cuando le rogué por sus hijos y por su madre que me deje vivir. Cuando bajé del carro me gritó que corra si quiero vivir”, contó al referido programa.

La víctima – que estaba apurada – cogió su bolso e intentó bajar del vehículo, pero el chofer se lo impidió y la amenazó. Tras un forcejeo, sacó un desarmador y la atacó sin piedad. Solo la dejó marcharse cuando la mujer le clamó por su vida. Hoy, Rocío se recupera de 48 cortes en el cuerpo y una herida en la cabeza.