19.MAY Domingo, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Los limeños se siguen burlando de las revisiones técnicas

Domingo 12 de abril del 2009 | 07:02

Los choferes aprueban las inspecciones vehiculares con accesorios alquilados a ambulantes. La empresa Lidercon asegura que la Policía y las comunas no apoyan en la erradicación de dichos comerciantes.

A vista y paciencia de la Policía, muchos ambulantes alquilan todo tipo de accesorios a los choferes que acuden con sus vehículos para cumplir con sus revisiones. (Piko Tamashiro/Perú21.pe)
Compartir

Por Fabricio Escajadillo

Ninguna autoridad parece preocuparse del “negocio’ que algunos sujetos han instalado, para ganarse unos soles más, en las inmediaciones de las dos plantas de inspecciones técnicas que la empresa Lidercon administra en los distritos de Villa El Salvador y San Martín de Porres.

Perú.21 constató – y grabó en video – cómo, a vista y paciencia de la Policía Nacional, muchos ambulantes siguen desobedeciendo la ley, alquilando todo tipo de accesorios a los choferes que acuden con sus vehículos para cumplir con sus revisiones.

MOSTRAR Y DEVOLVER. Llantas de repuesto, llaves de ruedas, extintores y gatas hidráulicas son algunas de las herramientas que el Reglamento Nacional de Tránsito (RNT) exige que tenga cada unidad que pretenda aprobar la inspección técnica. Sin embargo, más de un chofer prefiere salir del paso alquilando estos implementos por un breve tiempo.

Basta recorrer los exteriores de las plantas y pedirles “un servicio’ a los ambulantes que pululan afuera para comprobar esta irregular situación.

Delante de policías y serenos, estos vendedores ofrecen – tanto a conductores de vehículos particulares como de transporte público – una gata hidráulica, una llanta de repuesto más una llave de tuercas por 40 ó 50 soles, a fin de hacerlas pasar como propias durante la revisión. No solicitan ni DNI ni dinero de garantía, pues ellos mismos esperan en la puerta de la salida para recoger lo alquilado.

No obstante, este diario comprobó que no se alquilan botiquines ni triángulos reflectivos, pues en cada inspección los técnicos marcan estos objetos con un sello indeleble, lo que impide que sean reutilizados.

SIN CONTROL. Consultado sobre el problema, el vicepresidente de Lidercon, Raúl Barrios, aseguró que la Policía Nacional y los municipios locales son los únicos que pueden frenar estas práctica ilícita.

“Por tratarse de una empresa privada nuestra competencia es solo dentro de la planta y no en la vía pública. Allí es donde se ubican las personas que hacen negocio con el alquiler de llantas, faros, llaves u otros accesorios”, refirió.

Manifestó que, consciente del problema, su despacho ha notificado del tema a las comunas de San Martín de Porres y Villa El Salvador, para exigir la acción del serenazgo.

“Los alcaldes respectivos ya conocen de este asunto, pero poco se ha hecho. En Villa El Salvador, sobre todo, los serenos brillan por su ausencia. Igual pasa con los efectivos de la PNP”, denunció.

VIEJO PROBLEMA. El director de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, recordó que hace 20 años – cuando las revisiones técnicas estaban a cargo de la Policía Nacional del Perú – estas prácticas también eran frecuentes.

“Como aquella época, ahora las autoridades no hacen nada al respecto. Son las comunas locales y la Policía quienes tienen la responsabilidad de retirar a estos sujetos. Es un poco difícil pero con operativos sorpresa, se podría detectar quiénes son, cómo actúan y sancionarlos como corresponde”, opinó.

Manifestó que, si bien la responsabilidad de Lidercon no sería penal ni administrativa, con su “impasibilidad”, la empresa de capitales españoles estaría poniendo en tela de juicio la calidad de su servicio.

OTRAS OBSERVACIONES. “Además, las inspecciones se están realizando de manera superficial. A lo mucho duran entre siete y 10 minutos cuando en realidad deberían tardar media hora, como mínimo. Otra detalle es que el Reglamento Nacional de Tránsito exige regular y fiscalizar, en tiempo real, es decir que la información sea enviada inmediatamente a una base de datos. Pero esto no se hace”, dijo Quispe.

Similar opinión tuvo el experto en transporte urbano, Paul Concha, al asegurar que no existe ningún otro país del mundo en donde se haya implementado un sistema de revisiones tan crítico como el nuestro.

Explicó que los equipos de Lidercon no están interconectados entre sí y, por si fuera poco, tampoco guardan en un software los datos recabados en las inspecciones. El operador digita manualmente los resultados en su computadora, práctica que podría resultar subjetiva e incorrecta.