19.AGO Domingo, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

El huaqueo prolifera en Lambayeque por Semana Santa

Sábado 11 de abril del 2009 | 08:24

Se aprovechan de la creencia de que, en estas fechas, los tesoros afloran de la tierra. Por ello, alertan sobre esta amenaza contra el patrimonio cultural y arqueologico de la región.

Los huaqueros aprovechan la Semana Santa para extraer piezas y restos arqueológicos. (Difusión)
Compartir

Por Fabiola Valle/Corresponsal

En el norte del Perú, la celebración de la Semana Santa adquiere diversos matices, uno de ellos es el huaqueo, que es la excavación clandestina en sitios arqueológicos con el propósito de extraer bienes culturales.

Algunos pobladores de Lambayeque tienen la falsa creencia de que en esta fiesta religiosa afloran tesoros de la tierra. Este mito no tiene ningún sustento, pero es usado como un pretexto para el huaqueo.

Ante esto, los responsables de los sitios arqueológicos deben estar más alertas en estas fechas para proteger dichas zonas. “Esta costumbre fue traída por los españoles, pero nunca formó parte de nuestra tradición porque en la época antigua se tenía mucho respeto a los muertos”, explica el arqueólogo Walter Alva, director del Museo Tumbas Reales de Sipán.

ILEGAL. El jefe de la Policía de Turismo de Lambayeque, Cristóbal Fernández, advierte que esta actividad es ilegal. “La ley establece que los bienes culturales no descubiertos integran el Patrimonio Cultural de la Nación y los que fueran descubiertos en predios privados son propiedad del Estado”, precisa.

Para prevenir estos actos delictivos, que suelen incrementarse durante la Semana Santa, el director ejecutivo de la Unidad Ejecutora Naylamp 111 de Lambayeque, Celsor Sialer, en coordinación con los museos de Lambayeque, la Policía Nacional y el Ministerio Público realizarán operativos en los principales sitios arqueológicos. “Desde el 2007 realizamos operativos con el fin de prevenir atentados contra los centros arqueológicos lambayecanos”, destaca Sialer.

OPERATIVOS. Las zonas más depredadas por los huaqueros son Cerro León, en Zaña; Cerro Corbacho, en Cayaltí; Ventarrón, en Pomalca; Pampa Grande, Chongoyape, Pátapo y Ferreñafe.

Los directores de los museos de la región –Tumbas Reales, Bruning, Huaca Rajada, Túcume y Sicán– se han puesto de acuerdo con las autoridades policiales para resguardar su jurisdicción.

El Código Penal establece entre tres y ocho años de cárcel por atentar contra el patrimonio cultural, advierte el jefe de la Policía de Turismo.

Por su parte, Hernando Malca, coordinador del área de Arqueología del Instituto Nacional de Cultura (INC), pidió a la población que denuncie el huaqueo ante esta entidad.

“Al INC le corresponde recoger los restos dejados por los huaqueros. En caso de que no esté presente alguna autoridad, un representante de la población debe hacerse responsable y guardar las piezas en lugares secos y ventilados, hasta que sean entregadas a la autoridad competente”, explica.

En lo que va del año se ha capturado a 40 sujetos huaqueando. También se han realizado incautaciones a brujos y pobladores. “Se han recuperado 200 piezas en los distritos de Chiclayo, Monsefú y Zaña”, informa el funcionario del INC.

DAÑOS INCALCULABLES. El arqueólogo Walter Alva destaca que los daños producidos por el huaqueo en santuarios y monumentos arqueológicos de Lambayeque son incalculables y no pueden ser reparados.

“Los huaqueros obtienen una ganancia mínima. Los que se llevan un buen dinero son los intermediarios, dependiendo del estado de conservación de las piezas y de si se trata de un objeto valiosísimo o de gran demanda en el país o en el mercado negro”, explica Alva.

A diferencia de los huaqueros, los arqueólogos examinan las zonas que contienen restos de antiguas culturas con mucho cuidado porque, después de la primera excavación, toda la información que se obtiene resulta alterada y, con ello, se pierde información importante para reconstruir el pasado.

DATOS

  • El jefe de la Policía de Turismo de Lambayeque, Cristóbal Fernández Rojas, advirtió que el huaqueo es ilegal y que el Código Penal establece entre tres y ocho años de cárcel por ese delito.