17.AGO Sábado, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Luis Alberto Spinetta conversó con Perú.21 y dijo: "Ya no soy un rebelde"

Viernes 25 de noviembre del 2005 | 12:00

Compartir
25 nov (Peru21.com) Han pasado más de 35 años desde que Luis Alberto El Flaco Spinetta pisara estas tierras como uno de los integrantes de Almendra, un grupo que, en los 60, revolucionó el destino del rock en español. Hoy, sus admiradores cuentan las horas para su primer concierto como solista en el Perú, en el cual se tocarán algunos temas de antaño, así como de su CD más reciente.

¿Qué recuerdos tienes de tu concierto en Ancón, en 1969?

El impacto y el estupor de la gente de ver un conjunto de rock en castellano haciendo música tipo Los Beatles. Nosotros ni siquiera habíamos sacado nuestro primer disco en Buenos Aires. Éramos como debutantes.

Dicen que esa vez te alocaste en pleno concierto.

Si lo hice fue sin mala intención. Nosotros éramos unos artistas invitados, pero nadie nos conocía. Aunque sí sentí un eco muy fuerte por parte del público.

¿Te consideras un ícono de la música argentina tipo Soda Stereo o Fito Páez?

Acepto que para muchas personas puedo ser considerado así. No sé si estoy de acuerdo, pero lo debo aceptar. Soy yo y no puedo cambiarme.

¿Qué sientes cuando te comparan con otros músicos?

Me enojé mucho cuando un periodista dijo que yo era el John Lennon-Caetano Veloso argentino. Es un estúpido. Me está comparando con dos autores totalmente diferentes y de dos idiomas distintos. Es como si dijeras que Pelé es el Maradona brasileño. Yo soy Luis y no valdré nada, pero no me compares ni con Caetano Veloso ni con John Lennon.

Pero también te han comparado con Charly García. Pedro Aznar dijo que, si Charly es un periodista, tú eres un poeta.

Qué sé yo. Yo trato de hacer las cosas bien. Parte de esto ha tenido cierta repercusión y punto. Yo lo tomo así.

¿Pero crees que Charly García es un genio?

Sí. Es una persona muy controvertida y con una fuerte lucha interior. Puede que tenga cierto espíritu autodestructivo. Pero, de base, es un tipo con mucho talento.

Y tú también.

No me puedo comparar con el Charly.

¿Sientes que las personas que viven situaciones extremas y críticas se identifican contigo?

Yo me dirijo a todo el mundo. Lo que pasa es que parte de las letras de mis canciones aborda una temática filosófica. Se juega con el ser, la angustia, el temor, el amor, la pasión, el miedo y la muerte. Eso quizá me relaciona con gente que necesita escuchar ese tipo de trabajos para sentirse mejor.

¿Spinetta es rock, blues, jazz o todo lo anterior?

Folclore, tango, bossanova, etc, etc. Es una fusión de todo. Para mí, ya terminó esa época del rockero rebelde. Ya no me sirve.

Entonces, ¿en qué género clasificarías a Spinetta?

Puramente, música argentina.

¿De qué tratan tus últimos discos, Para los árboles y Camalotus?

El primero es un disco bastante elaborado, compuesto con herramientas digitales e instrumentos convencionales. Hace hincapié en los árboles como si fueran hombres desprovistos de movilidad, pero hombres en fin. Camalotus, en cambio, es un disco de transición. Es un nombre que viene de una planta y trata de una profunda interrogación de nosotros mismos.

¿Crees que los años te han enriquecido en el aspecto musical?

No puedo negar el paso del tiempo, pero eso te va puliendo. Llega un momento en que ya sabes todas tus mañas y a dónde quieres ir. Las cosas se realizan más espontáneas y con más corazón.

¿Qué perspectivas tienes para el rock argentino?

Sonamos en cuanto a eso. Ahora lo que impera son copias de baja calidad del rock que se hizo hace mucho tiempo en nuestro país y en el mundo. Por eso, es un privilegio estar en mi posición, ser un artista underground. Nunca me interesó tener un hit porque cada uno de mis discos es diferente al anterior. Lo único que los une es Luis, que tampoco es el mismo siempre.

¿Alguna vez has pensado en abandonar la música?

Eso es imposible. Perecería a los cinco segundos.