17.FEB Domingo, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

La normalidad marca el primer día de tregua oficial de ETA

Viernes 24 de marzo del 2006 | 12:00

Compartir
"Espero que esta vez sea la buena y tiren para adelante con ello", afirmaba a la cadena de televisión CNN, una joven estudiante sentada en la terraza de un bar bilbaíno, en un atípico día de sol en el País Vasco (norte).

A pocas horas de haber entrado en vigor oficialmente la tregua anunciada por ETA el pasado miércoles, la vida fluye igual que siempre en las ciudades vascas, en sus mercados, tiendas y paseos, donde el único cambio auténticamente visible es que el anuncio de ETA se ha convertido en el gran tema de conversación.

"Es un tema que afecta a todo el mundo", señalaba una joven, a toda prisa por una calle de Bilbao, mostrando así la universalidad de una noticia, que sorprendía el miércoles a España.

"Euskadi Ta Askatasuna ha decidido declarar un alto el fuego permanente a partir de las 00:00 horas del 24 de marzo de 2006", anunciaba el miércoles ETA en un vídeo, en el que se podía ver a tres encapuchados.

La noticia desató inmediatamente una alegría teñida de prudencia en todos los que recuerdan los fracasos en que acabaron otras dos treguas de la organización armada, en 1989 y 1998-99.

"Nadie ha dado botes (saltos) de alegría aquí, pero las caras eran más sonrientes" en la Herriko Taberna (taberna del pueblo), decía a la AFP, el mismo día del anuncio de la tregua, Begoña, empleada voluntaria de este establecimiento donde se suelen reunir simpatizantes del movimiento independentista radical.

Dos días después, en los bancos junto a las rías de Bilbao o de San Sebastián o en los bares, famosos por sus "pintxos", los vascos siguen esperanzados, pero, al igual que el gobierno español, esperan una señal definitiva.

"Son los hechos los únicos que extenderán el certificado hacia la paz", afirmó el viernes la vicepresidenta primera del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa tras el semanal consejo de ministros del gobierno español.

"Se notará con el tiempo, porque la otra vez también nos pilló la tregua y si se notó que había más gente", aseguraba un taxista a CNN, pocos minutos después de la medianoche, la hora en que entró en vigor el "alto el fuego permanente".

"Con el tiempo...", esa es la clave ahora, tiempo, paciencia, "se necesitará una paciencia histórica para borrar el mal que unos y otros se han hecho", afirmó a la AFP Julen Madariaga, uno de los fundadores de ETA en 1959.

Pero, mientras, el viernes todo sigue sin demasiados cambios y los más de mil amenazados por ETA en el País Vasco, que cuentan con escolta, no han renunciado a ella por el momento. "Se necesitarán por lo menos seis meses" antes de llegar a eso, según fuentes policiales.

Sólo cinco de ellos, según fuentes de los servicios de protección de los amenazados, decidieron que el primer día de alto el fuego oficial de ETA fuera también el de su primer día "liberados" de la tutela de sus escoltas.

"Entramos en el período de mayor esperanza" de los últimos años en el País Vasco", dijo a la AFP el padre Jesús de Garitaonandia, al que le dieron ganas de lanzar las campanas al vuelo el pasado miércoles, pero la prudencia y la cautela siguen siendo por ahora la norma, a la espera del próximo paso.