19.NOV Lunes, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados

80.000 simpatizantes rindieron último homenaje a Milosevic

Sábado 18 de marzo del 2006 | 12:00

Compartir
Según la policía local, cerca de 80.000 personas se reunieron delante del edificio del antiguo Parlamento yugoslavo para contemplar la capilla ardiente de Milosevic, flanqueada por una guardia de honor de militares retirados ataviados en su uniforme de gala y por militantes de su formación, el Partido Socialista Serbio (PSS).

En ese lugar, el 5 de octubre de 2000, Milosevic fue desplazado del poder, tras masivas manifestaciones en su contra.

"Hay más gente ahora que el 5 de octubre (de 2000)", aseguró a dpa un anciano, simpatizante del fallecido hombre fuerte yugoslavo.

Muchos de sus adeptos portaban rosas rojas, símbolo del PSS. Algunos llevaban retratos del ex presidente y pancartas en muestra de duelo.

"Se ha ido uno de los hijos pródigos de Serbia", dijo el filósofo Mihajlo Markovic, durante la ceremonia fúnebre de Belgrado.

"Plantó cara a las grandes potencias que querían colonizar a los Balcanes. Raras veces nace alguien tan especial", aseguró. "Fue un gran serbio y no es responsable de ninguna de las guerras" (de las que estaba acusado, Bosnia, Croacia y Kosovo), afirmó. Según Markovic "dado que no pudieron doblegarle, le mataron".

El presidente de los radicales extremistas, y también acusado por el TPIY, Vojislav Seselj, envió una carta para que fuera leída ante los congregados en el funeral.

Según Seselj, Occidente -quien a su juicio atizó la guerra en la ex Yugoslavia- "teme a nuestro pueblo serbio y al espíritu de Milosevic".

De acuerdo a su opinión, a pesar de "la satanización de nuestra Serbia estamos listos a pelear con más fiereza que hasta ahora". "Los serbios se alzarán como el Ave Fénix de sus cenizas", aseguró.

La mayor parte de los simpatizantes que se congregaron eran gente mayor, que al ver el féretro de su fallecido líder se echaron a llorar de emoción.

Además, los seguidores de Milosevic expresaron su enfado para con las autoridades serbias por haber rechazado el celebrar funerales de Estado para el ex presidente, al tiempo que hicieron comentarios contra Occidente.

"Un amigo mío que vive en Occidente me dijo: su comida no tiene sabor, sus flores no poseen brillo, ellos no tienen alma", aseguró un hombre con el pelo canoso ante un pequeño grupo de simpatizantes de Milosevic, en referencia a Occidente.

También se escucharon proclamas como "Slobo, Slobo", "Esto es Serbia" u "OTAN fascistas".

Muchos nostálgicos de su régimen de hierro recordaron los -a su juicio- aspectos postivos de los años de gobierno del ex hombre fuerte.

"Tenía 80 litros de aceite de cocina y 50 kilos de azúcar en mi despensa...y Serbia era una nación libre", recordó una anciana en declaraciones a dpa.

Otra simpatizante del PSS, de unos 60 años, lanzó proclamas como "¡Slobodan, libertad!" o "¡Slobodan: Serbia!". Según explica, ya hace 18 años gritaba lo mismo, cuando asistió a sus primeros mítines de Milosevic. En esa época, recuerda, Milosevic defendía "los intereses serbios" en la extinta Yugoslavia socialista.

Pero entre sus detractores, el entierro de Milosevic fue motivo de júbilo. El actual ministro de Exteriores de Serbia-Montenegro, Vuk Draskovic, aseguró que Milosevic era un "asesino y un criminal".

Cerca de 3.000 miembros de la oposición democrática contrarios a Milosevic se dieron cita en el centro de Belgrado para protestar por los actos fúnebres del ex hombre fuerte.

Según la emisora B-92 de Belgrado, entre la multitud allí congregada murió una persona, aunque no se informó de la causa de la muerte.

El funeral fue organizado por el PSS, la formación del ex presidente, acusado entre otras cosas de genocidio por el TPIY y fallecido el pasado sábado a los 64 años.

El féretro de Milosevic se encontraba expuesto desde el jueves en un museo de Belgrado, consagrado al recuerdo del presidente Josip Broz Tito.

Esta tarde, el féretro fue llevado a Pozarevac, la localidad natal de Milosevic y fue enterrado en el jardín de la casa familiar de su mujer, Mira Markovic, bajo un tilo.

El cortejo fúnebre se desplazó por la calles de la ciudad en medio de cerrados aplausos de sus paisanos, quienes lanzaron flores al paso del vehículo.

Se leyó un mensaje de su mujer que decía: "Quienes te han asesinado, quieren también mi cabeza. Pero sé que vivirás eternamente".

El entierro tuvo lugar sin los familiares más cercanos a Milosevic. Su viuda, Mirjana Markovic, y su hijo Marko se han quedado en Moscú, donde viven exiliados, como medida de seguridad.

Tampoco la hija del ex presidente de Yugoslavia, Marija, que vive en Montenegro, acudió al sepelio en protesta por el carácter privado del entierro.

La agencia Beta de Belgrado recogió hoy declaraciones de Markovic, según las cuales la esposa de Milosevic desea exhumar su cadáver e inhumarlo al lado de la tumba de su padre, en la remota población montenegrina de Lijeva Rijeka.

Mientras, numerosos simpatizantes de Milosevic convocaron mediante mensajes cortos de teléfono móvil en Belgrado a una gran concentración en recuerdo del ex hombre fuerte yugoslavo justo a las 15:00 (14:00 GMT), la hora en que comenzó el entierro en Pozarevac.