20.NOV Martes, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados

Exigen la renuncia de Hernani por la muerte de dos policías en Pómac

Miércoles 21 de enero del 2009 | 06:48

Congresistas de la mayoría de bancadas emplazaron al ministro del Interior a que asuma su responsabilidad y dé un paso al costado. En tanto, la Comisión Permantente lo citó, junto al premier, el titular de Economía y los altos mandos policiales, por este lamentable suceso.

LAMBAYEQUE. Hernani llegó esta tarde al Santuario de Pómac, donde declaró a la prensa. (Canal N)
Compartir

Unánime. La mayoría de legisladores exigieron hoy en el Congreso la renuncia del ministro del Interior, Remigio Hernani, por el asesinato de dos efectivos durante el desalojo de invasores del Santuario Histórico Bosque de Pómac, en Lambayeque.

Los suboficiales Fernando Hidalgo Ibarra y Carlos Peralta Padilla murieron ayer durante la intervención policial para recuperar un sector del bosque ocupado por invasores que tenían fusiles AKM. Ibarra recibió un impacto de bala en el abdomen y, cuando Peralta lo rescataba, este fue alcanzado en la cabeza por un proyectil calibre 72.6 mm. Falleció al instante. Ellos, increíblemente, ingresaron, junto con otros efectivos que participaron en la operación, sin sus armas de reglamento por órdenes superiores.

El congresista aprista Édgar Núñez, a la sazón presidente de la Comisión de Defensa y Orden Interno del Legislativo, lamentó la improvisación y la falta de liderazgo para llevar a cabo la operación policial. “(Hernani) tiene que asumir su responsabilidad política con dignidad”, declaró.

En el mismo sentido se pronunciaron sus colegas Isaac Mekler (Partido Nacionalista), Yhony Lescano (Alianza Parlamentaria), Lourdes Alcorta (Unidad Nacional), Juan Perry (Alianza Nacional) y Édgar Reymundo (Bloque Popular). Todos, aunque con matices, exigen que el ministro dé un paso al costado.

Entre tanto, la Comisión Permanente del Congreso resolvió hoy convocar, además de Hernani, al premier Yehude Simon, al ministro Economía, Luis Carranza, y a los altos mandos policiales, para que informen sobre estos lamentables sucesos, informó el presidente del Legislativo, Javier Velásquez Quesquén, quien dijo que la presencia de estos funcionarios deberá concretarse a la “brevedad posible”.

En medio de las voces que piden que se vaya, el ministro del Interior viajó esta tarde a la provincia de Ferreñafe, donde se ubica el santuario de Pómac. Ahí, ante el contingente policial que pernoctó en el lugar y que en la mañana se quejó de la falta de agua y comida, Hernani volvió a defender la operación de desalojo, pese a que, a todas luces, hubo una falta de previsión y de trabajo de Inteligencia.

“Cuando se va a un desalojo uno no se prepara para la guerra. En este caso queríamos disuadir (a los invasores)”, dijo. Sin embargo, reconoció que este no es un desalojo común y que no es cierto que los policías hayan ido sin armamento, al indicar que habían 50 efectivos con fusiles AKM, pero que, por tratarse de un desalojo, no estaban autorizados para usarlos. Además, reiteró que nunca se imaginaron que entre los invasores iban a encontrar francotiradores.

Pero ante la insistencia de la prensa, que le pedía que reconozca lo evidente, es decir, que hubo negligencia, el ministro respondió con evidente fastidio. “Si es que hay algún error (en el operativo), la investigación de Inspectoría (de la Policía) lo sacará a la luz”, dijo, con lo cual interrumpió abruptamente la improvisada rueda de prensa.

NIEGA NEGLIGENCIA. Horas antes de viajar a Lambayeque, en Lima, Hernani ya había negado improvisación y descuido en la operación de desalojo. “Existen algunas fallas en coordinación, pero la estrategia está planificada hace más de 90 días. Incluso hemos trabajo en conjunto con el Ministerio del Ambiente. Hubo labor de Inteligencia y estamos en el proceso de identificar a los responsables”, había dicho a modo de justificación en una conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.

Sin embargo, las explicaciones de Hernani no tendrían sustento si se tiene en cuenta lo que dijo el general Juan Gonzáles Sandoval, ex jefe de la Dincote, quien afirmó que hay informes de Inteligencia del 2003 en los que se identifican, incluso con nombres y apellidos en muchos casos, a los invasores y a los traficantes de tierras en Pómac.

“Inclusive faltando 5 ó 6 días de este evento fatal, donde colegas han perdido la vida por la improvisación, no observaron la inteligencia preventiva o hacer una intervención utilizando el factor sorpresa, porque esta intervención ha sido conocida por toda la población. Es por ello que faltando cinco o seis días, estos invasores encabezados por César Díaz (conocido traficante de tierras), han comunicado a la prensa (que iban a oponer resistencia)”, indicó en RPP.

El titular del Interior señaló que los responsables serían “ronderos con ciertas tendencias políticas que quieren generar el caos en la región y buscan desestabilizar la democracia en el país”, aunque no precisó a qué partidos estarían ligados los autores de los asesinatos.

El director de Operaciones Especiales de la Policía, general Carlos Esaine, dijo, por su parte, que existen reglamentos precisos para efectuar las acciones de desalojo. Explicó que “los planes se cumplieron cabalmente y la estrategia está planteada desde el 2008”.

HABLA EL PREMIER. En tanto, el primer ministro Yehude Simon, presente en la conferencia conjunta en Palacio, negó haber dado la orden para que la Policía ingrese al santuario de Lambayeque sin armas. “No hablé nunca con el ministro Hernani sobre cómo actuar, ya que no me corresponde hacerlo”, afirmó, tras explicar que lo que sí pidió es que la intervención se ejecute con el menor costo social.

Agregó que “si es que hay algún tipo de responsabilidad del ministro o de los generales por ir sin armas a la zona, deberá aplicarse la sanción debida”. No obstante, reiteró que a un desalojo no se acude con armamento de guerra, ya que se procede a retirar a gente pobre, más no a luchar contra delincuentes o terroristas. Sin embargo, por los visto ayer, no se trataban de simples pobladores. Perú.21 estuvo presente en el lugar de los hechos y pudo observar que el autor de los disparos contra los efectivos abatidos fue un sujeto vestido con traje militar y boina negra.

Simon Munaro deslizó la posibilidad de que rondas campesinas de Cajamarca estarían involucradas en el ataque contra la Policía. Añadió que “no son gente pobre los que dispararon. Es probable que los que invadieron el terreno ya no vivan ahí”. “Debemos averiguar quiénes son los criminales que pagaron para enfrentarse a los efectivos”, aseveró.

Reiteró que el Gobierno Regional de Lambayeque pidió reiteradamente a los invasores que abandonen el lugar para evitar acciones violentas. Sin embargo, estos no tomaron en cuenta el pedido.

RESPALDO A HERNANI. A su vez, el ministro de Defensa, Ántero Flores–Aráoz, mostró su respaldo a Hernani y señaló que “existe un Consejo de Ministros y estamos para apoyarnos. Si en cada atentado contra la democracia se va un ministro, ahora no los tendríamos”.