22.ABR Domingo, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Luis Valdez tiene sospechosos vínculos con narcotraficantes

Domingo 19 de octubre del 2008 | 07:42

La compañía de transporte aéreo del alcalde de Pucallpa registra socios con antecedentes por narcotráfico.

Compartir

Autor: Daniel Yovera

Los agentes antidrogas que durante ocho meses investigaron a Luis Valdez Villacorta por presunto lavado de activos provenientes del narcotráfico, estaban convencidos de sus viejos vínculos con importantes narcotraficantes que trabajaron para los mayores cárteles de Colombia y de México. Uno de ellos era Ramón Gonzales Lazo, (a) ‘El Moncho’, un cabecilla peruano a quien la DEA y otros organismos antidrogas le pusieron la puntería, entre los años ’80 y ’90, por haber sido hombre de confianza nada menos que de los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela – los líderes del desaparecido cártel de Cali – y de Amado Carrillo Fuentes, quien fuera el jefe del cártel de Juárez, en México.

Algunas fuentes de este diario señalan que Ramón Gonzales murió en 2005; otras, que aún está vivo. El caso es que las autoridades antidrogas siempre lo vincularon con Valdez. La historia documentada a la que ahora nos referimos se remonta a 1990, cuando el alcalde constituyó la empresa Servicio Aéreo Ejecutivo (SAE), una firma que guarda más de un secreto.

UNA AMISTAD DE 20 AÑOS. Según la Escritura Pública Nº 733, presentada ante la notaria de Pucallpa Giovan-na Merino Reyna, Valdez creó SAE con dos socios más: su esposa Mirna Ivette Saldaña y Luis Cárpena Rosas. Curiosamente, este último es hoy investigado por la Dirandro y por el fiscal Jorge Chávez Cotrina por ser uno de los supuestos operadores de la presunta red de lavado de activos dirigida por Valdez. A la luz de los documentos, el vínculo entre el alcalde y Cárpena data de por lo menos dos décadas.

Los socios de SAE distribuyeron sus acciones de esta manera: Valdez, 900 acciones; Saldaña, 10 acciones; y Cárpena, 10 acciones. La escritura pública refiere que Valdez pagó sus acciones con un avión de su propiedad –Mitsubishi, modelo MJ-2B-25, número de serie Nº 282, año de fabricación 1973, tipo MJ-2K– valorizado en 500 millones de intis de la época. De acuerdo con la ficha registral 110984 de Lima y Callao, el 3 de octubre de 1994 hubo una renuncia de miembros del directorio de la empresa, pero no se consignaron los nombres de los renunciantes. El nuevo mandamás de la compañía aérea pasó a ser Raymundo Ferrari Ramírez. Para la Dirandro, este también es un viejo conocido de Valdez. Por esa razón, hoy también aparece en la red dirigida por el burgomaestre, confeccionada por la Policía y por el fiscal Jorge Chávez Cotrina. Pero no es todo. La Policía Antidrogas tiene algunos antecedentes de Ferrari. El último data de julio de 2007, cuando fue capturado en el distrito limeño de Jesús María con una importante cantidad de droga y de armamento.

EN MANOS DEL ‘MONCHO’. Pero la empresa de aviación no quedó en manos de Ferrari. El 30 de diciembre de 1997, SAE pasó a ser manejada por Ramón Gonzales, ‘El Moncho’, el flamante presidente del directorio.

Años después –noviembre de 2003– esta operación de compra-venta se convirtió en uno de los argumentos con los que la Procuraduría Antidrogas sustentó la presunta participación de Luis Valdez en el hallazgo de 523 kilos de cocaína en el Callao. De hecho, un documento de la Tercera Fiscalía Superior Penal del Callao, que recoge los argumentos de dicha procuraduría, se refiere a “la probable vinculación de Luis Valdez Villacorta con Ramón Gonzales Lazo… implicado en el tráfico ilícito de drogas por la venta de la empresa Servicio Aéreo Ejecutivo”, es decir, SAE. Por eso, para la Dirandro era cuestión de tiempo aprehender a Valdez. Los antecedentes hablan por sí solos.