20.FEB Miércoles, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Rafael Nadal ya tiene el trofeo de número uno del mundo

Domingo 12 de octubre del 2008 | 03:03

El español recibió el galardón en el Madrid Arena donde debutará este martes en el Masters Madrid contra el ganador del encuentro entre el alemán Nicolas Kiefer y el letón Ernest Gulbis.

Rafael Nadal levanta su trofeo para mostrarlo al público del Madrid Arena. (AFP)
Compartir

DPA. El español Rafael Nadal recibió la prueba física de que la cima del ranking fue alguna vez suya, e inmediatamente dejó en claro que su objetivo ahora es terminar la temporada por encima de todos.

“Es un día muy importante para mí, y que me den este trofeo en un torneo que ha sido muy especial para mí y ante mi público es muy significativo”, dijo el español de 22 años ante varios miles de personas en el Madrid Arena, donde debutará este martes contra el ganador del encuentro entre el alemán Nicolas Kiefer y el letón Ernest Gulbis.

“Con ganar dos partidos en Madrid terminará 2008 como el mejor jugador del mundo”, confirmó Nicola Arzani, vicepresidente de la ATP. Solo Roger Federer podría quitárselo, aunque la ATP cifra en “un 97 ó 98 por ciento” las posibilidades de que sea Nadal el líder en la semana final de la temporada.

Si el español alcanza esa meta, inédita para un jugador de su país desde que existe el ranking de la ATP – Carlos Moyá y Juan Carlos Ferrero fueron “uno” por pocas semanas en 1999 y 2003, respectivamente -, en breve recibirá otro trofeo, éste ya con la forma del “1” que se le entrega a cada líder del ranking al final de la temporada.

Más estético y agradable, probablemente, porque el que recibió hoy parecía, más bien, un cenicero de cristal gigante.

“Bueno, bonitos los trofeos… Lo bonito es lo que ponen”, dijo sonriendo Nadal mientras leía la inscripción con su nombre y un reportero del programa “Caiga quién Caiga” buscaba sacarle una frase fuera de lo convencional.

Vestido con camisa blanca y chaqueta y vaqueros oscuros, Nadal recibió el trofeo de manos del director del torneo y mito del tenis español, Manolo Santana. Etienne de Villiers, el presidente de la ATP, se ausentó, lo que sorprendió, porque su presencia estaba anunciada.

“Tenía un compromiso privado”, dijo la ATP por toda explicación. Santana, co-protagonista de la polémica por la no concesión de una invitación a Ferrero para jugar el torneo, fue silbado por parte del público. Nadal le dedicó palabras de elogio y agradecimiento.

Recuperadas las fuerzas tras sus ocho días de vacaciones en Ibiza “gané dos torneos de golf y jugué muy bien, mi handicap mejoró”, Nadal no piensa ahora en pescar con sus amigos, sino en obtener lo máximo en el final de una temporada con varios desafíos pendientes: volver a ganar el título en Madrid, asegurarse el número uno, cumplir un buen Masters en Shanghai y conquistar en Mar del Plata su segunda Copa Davis.

Tras tres semanas sin competir, su forma no es aún la de los mejores momentos, por eso le da especial valor al partido de dobles que jugará en la noche de mañana junto a su compatriota y amigo Carlos Moyá. Su rival para el debut saldrá del ganador del choque de hoy entre el alemán Nicolas Kiefer y el letón Ernests Gulbis.

“Nunca gano los títulos antes de empezar”, aseguró Nadal. “Y menos en un torneo con los 38 mejores del mundo. El dobles de mañana con Carlos me va a servir para coger ritmo, tengo un cuadro difícil. Pero me siento más fresco que cuando llevo varias semanas jugando”.