17.JUL Martes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Haya de la Torre niega su responsabilidad por cuestionados textos escolares

Sábado 30 de agosto del 2008 | 10:48

El dirigente aprista consideró que el Ministerio de Educación tiene que responder por el énfasis que se dio al tratamiento de los movimientos terroristas en el Perú. Aclaró que hace tres años revisó parte del material y no incluía el contenido en cuestión.

Haya de la Torre aclaró que la editorial Norma no le dio para leer la parte cuestionada del texto escolar.
Compartir

El presidente del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan), Agustín Haya de la Torre, señaló al Ministerio de Educación y a la editorial Norma como los responsables del cuestionado texto escolar que se repartió en los colegios estatales donde no se condenaba los actos de los grupos terroristas en el Perú, tal como lo denunció la congresista Mercedes Cabanillas.

La legisladora aprista demandó el jueves la renuncia del viceministro de Gestión Pedagógica, Idel Vexler, por el contenido de un libro para los alumnos del quinto año de secundaria, pues éste – según comentó – afirmaba que los subversivos “lucharon por un país mejor”.

La respuesta de Vexler no tardó en llegar, pues, en declaraciones a una radio local, dijo sentirse sorprendido por los comentarios de la legisladora y reveló que el ‘revisor técnico’ de esos textos escolares fue Agustín Haya de la Torre.

“Creo que el viceministro no tiene mucha idea de lo que se trata. Esos libros tienen autores y ellos son los que asumen la responsabilidad. El trabajo que hacen es recoger comentarios y luego deciden lo que se publica. Los consultados no tenemos decisión y no sabemos cuál fue el destino de los comentarios que hicimos, por eso la editorial Norma es la que debe dar explicaciones”, precisó Haya de la Torre en diáogo con Perú21.pe.

El reconocido dirigente aprista comentó que la revisión que hizo del texto fue hace tres años y consistió en leer parte del material, el cual no incluía el contenido cuestionado. En su opinión, al haberse convertido en un texto oficial, con el aval del Ministerio de Educación, las autoridades de dicha cartera también deben dar las explicaciones del caso.

“Lo que hacemos es dar opinión sobre algunos capítulos parciales que se nos entregan para consulta. Nosotros no sabemos si nuestros comentarios son aceptados y nunca se nos da una versión final del texto. El nuestro es un trabajo secundario”, agregó.