19.JUN Miércoles, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Bob Dylan presintió de niño su destino como leyenda de la música

Lunes 06 de diciembre del 2004 | 12:00

Compartir
Nueva York, 6 dic (dpa) - El cantautor estadounidense Bob Dylan presintió de niño que sería una leyenda de la música. En la primera entrevista que concedió en 19 años, el músico dijo a la cadena televisiva estadounidense CBS: "Tenía esa visión fantástica ante mí de que el destino me había elegido a mí y a nadie más".

Simplemente sabía que "allí afuera" algo lo esperaba, sostuvo el músico la noche del domingo. Eso fue años antes de la firma de su primer contrato discográfico a los 19 y mucho antes de que a los 25 se convirtiera en ícono cultural y político de toda una generación.





Ahora, el cantante, de 63 años, hace balance de una carrera de duatro décadas, 500 canciones y cuarenta discos y asegura que admira algunas de sus creaciones. "Hoy en día ya no entiendo cómo pude escribir esas canciones", reconoce el que posiblemente sea el cantautor más influyente del siglo XX.





"Los primeros temas tienen algo mágico. No de la magia de Siegfried and Roy, sino otra magia, que se mete debajo de la piel", comentó. Cuando se le preguntó si hoy sería capaz de componer igual, respondió: "No, eso fue entonces. Hoy creo de otra manera".





En cuanto a qué es lo que lo llevó a dejar su familia y su lugar de residencia, la pequeña ciudad de Hibbing, en el estado de Minnesota, y a cambiar su nombre Robert Zimmerman por el de Bob Dylan, constestó: "Algunas personas simplemente nacen con el nombre y los padres equivocados. Esas cosas ocurren. Pero uno puede ponerse el nombre que quiera".





El músico nunca se consideró un portavoz de su generación, aun cuando era visto por muchos de esa manera en los años 60. "Decían: Eres el profeta. Eres el salvador", recordó. "Pero yo nunca quise ser profeta o salvador. Más bien hubiera preferido ser Elvis. Me podía imaginar ser como él".





El cantante añadió que se sentía casi como un estafador. "Es como estar en una historia de Edgar Allan Poe. Simplemente no eres aquél por el que todos te toman", dijo Dylan. "Si miran los textos de mis canciones, no creo que alguien pueda encontrar algo de lo que se desprenda que me sentía portavoz de algo o de alguien. Realmente no", añadió.