22.FEB Viernes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Familiares de víctimas quieren investigar si infarto de Pinochet fue montaje

Miércoles 06 de diciembre del 2006 | 12:00

Compartir
SANTIAGO.

La agrupación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos (AFDD) pedirá a los tribunales de justicia que investiguen si el infarto que sufrió el ex dictador chileno, Augusto Pinochet, fue un "montaje" para eludir la acción de la justicia.

"Vamos a pedir que se investigue si este show vergonzoso fue o no un montaje", dijo hoy a la AFP Lorena Pizarro, presidenta de la AFDD.

"No puede ser que en menos de 48 horas se haya recuperado tan bien, después de que su familia y el hospital informaron que estaba al borde de la muerte", agregó la dirigente.

Aunque aún no se define la acción legal que se va a presentar, la idea es que la justicia ordene al Servicio Médico Legal investigar las reales condiciones de salud en las que ingresó Pinochet la madrugada del domingo al Hospital Militar de Santiago, explicó por su parte el abogado Hugo Gutiérrez.

Cuando el ex dictador fue internado, el centro médico comunicó que había sufrido un "infarto al miocardio grave y un edema pulmonar agudo".

Sus 91 años, junto a una serie de enfermedades crónicas como diabetes, artrosis e hipertensión, agravaban su diagnóstico, pero la mañana del martes -48 horas después de sufrir el infarto-, ya había superado la condición crítica.

Este miércoles, en el séptimo y último boletín médico, se informó que seguía evolucionando satisfactoriamente, y el médico tratante, Juan Ignacio Vergara, comentó que ya no estaba apoyado externamente, conversaba con su familia e incluso se puso de pie y en tres ocasiones se sentó en un sillón de su habitación.

Pese a que los médicos han sido cautos y calificaron la evolución de Pinochet como "adecuada", la familia habló de un "milagro".

Las dudas surgen porque en varias ocasiones el ex dictador ingresó al hospital en vísperas de una resolución judicial importante, tal como en este caso cuando su internación coincidió con la audiencia de la Corte de Apelaciones de Santiago que debía revisar su libertad condicional, lo que finalmente ocurrió.

El ex dictador fue arrestado en su domicilio y declarado reo el 27 de noviembre pasado, por su responsabilidad en dos crímenes atribuidos a la "Caravana de la Muerte", una comitiva militar que recorrió Chile y ejecutó a decenas de prisioneros en las primeras semanas de la dictadura (1973-1990).

Pinochet fue ingresado también al Hospital Militar el 4 de julio del 2005, en vísperas de que la misma Corte resolviera su desafuero para someterlo a juicio por los crímenes de la "Operación Colombo", un plan represivo que dejó 119 desaparecidos.

Dos semanas antes también concurrió al hospital cuando el tribunal de apelaciones se aprestaba a privarlo de su fuero en un caso de eventual enriquecimiento ilícito durante su régimen.

El deterioro de su salud ayudó a Pinochet a liberarse de dos procesos por violaciones a los derechos humanos y, a pesar de una larga detención en Londres, ese factor le permitió evitar la extradición a España que pedía el juez Baltasar Garzón.

El entonces ministro británico del Interior, Jack Straw, autorizó la liberación de Pinochet que después de 503 días de arresto volvió a Chile el 3 de marzo de 2000.

La Corte Suprema cerró una investigación sin sanciones en julio de 2002 al considerar que Pinochet padecía una "demencia moderada" que le impedía defenderse ante los jueces, y tres años después los magistrados aplicaron el mismo argumento para archivar otro juicio.

Fuente: AFP