27.MAY Domingo, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Jovino Cabanillas protagonizó un escándalo en set de televisión

Lunes 01 de octubre del 2007 | 12:00

Magistrado rechazó en accidentada entrevista televisiva denuncia en su contra. Su ex asistente Susan Hidrogo narró con lujo de detalles los acosos del vocal.

Compartir
Magistrado rechazó en accidentada entrevista televisiva denuncia en su contra. Su ex asistente Susan Hidrogo narró con lujo de detalles los acosos del vocal.

En la víspera de la elección del nuevo presidente de la Corte Superior de Justicia de Lima, que se realizará hoy a las 3 y 30 de la tarde, el vocal superior Jovino Guillermo Cabanillas Saldívar, hasta hace poco titular encargado de este distrito judicial, se vio envuelto anoche en un escándalo mayúsculo.

Visiblemente alterado y fuera de sus cabales, Cabanillas -en una accidentada entrevista televisiva en Panorama- intentó rechazar los cargos de denuncia de acoso sexual que le imputó con lujo de detalles su ex asistente Susan Hidrogo, en un reportaje periodístico que se difundió minutos antes en el mismo programa.

Fueron seis minutos en los que el magistrado aprovechó las cámaras de televisión para decir que está "más que sorprendido" de los cargos de Hidrogo, para denunciar que todo esto no es más que "una mentira y una falacia" y que su ex asistente está siendo utilizada por "intereses subalternos", quienes, a su entender, han creado, como él mismo lo ha dicho, "esta artimaña".

Sin embargo, con prepotencia e intolerancia el vocal no absolvió las preguntas planteadas por la conductora del programa periodístico -a quien incluso por momentos no dejaba ni siquiera hablar- argumentando que debía callar porque su caso estaba siendo investigado preliminarmente por la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) y que solo había accedido ser entrevistado porque se había dañado su prestigio y el de su familia.

"Todo se va a saber en su momento oportuno. Esta no es la instancia donde tengo que hacerlo", fue lo último que dijo el alterado vocal antes de abandonar la entrevista en vivo y en directo y dejar el micrófono .

TESTIMONIO.

Minutos antes de la accidentada entrevista, Panorama difundió el testimonio de Susan Hidrogo, la ex asistente de Cabanillas que lo ha denunciado por acoso sexual.

En 20 minutos, la practicante de derecho contó con lujo de detalles los padecimientos y sufrimientos que tuvo que pasar durante los tres meses que trabajó en la oficina del presidente encargado de la Corte Superior de Justicia de Lima.

Primero, narró que conoció a Cabanillas en la universidad donde este laboraba y ella estudiaba los últimos años de derecho. Fue allí -detalla- donde el vocal superior, al terminar una clase, la invita a trabajar en la administración de justicia.

Hidrogo cuenta que pensó que trabajaría en algún juzgado, pero luego el controvertido magistrado le aclaró que iba a ser su asistente. "En la práctica me desempeñaba como una secretaria recepcionista, porque le organizaba la agenda, recibía sus llamadas telefónicas y le servía la comida o su desayuno", explicó.

Recordó -con lágrimas en los ojos- que el acoso de Cabanillas consistía mayormente en pedirle que lo abrace y que le diera besos. Comentó también que sus insinuaciones eran tan descaradas que le decía que le gustaba su cuello, su boca y sus glúteos.

La ex asistente reveló que el acoso sobrepasó todo límite cuando el vocal, en una oportunidad, le dio un beso en la boca y, en otra circunstancia, la agarró fuertemente de la cara para besarle el cuello y las orejas. "Me quedé anonadada (.) No podía vivir así, no podía ni respirar", dijo anoche a las cámaras de televisión, llorando desconsoladamente.

Lo peor de todo era que Cabanillas -recuerda-

negaba los hechos y decía que malinterpretaba las cosas y que él la quería como si fuera su nieta. Incluso, le recomendó que no le cuente nada a sus familiares, bajo la amenaza de que tenía poder ya que era el presidente de la Corte Superior de Lima.

Hidrogo manifestó también que al día siguiente que presentó la denuncia, Cabanillas la despidió.