21.MAR Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

“No me rendí a pesar de las dificultades”

Domingo 28 de agosto del 2011 | 12:39

Otra historia de éxito. Carmen Cerón venció obstáculos económicos y personales para tener su propia empresa: Camisas Vincen.

Carmen ahora busca que sus trabajadores tengan su propio negocio. (USI)
Compartir

Si alguien sabe lo que es luchar por lo que quiere es Carmen Cerón, quien desde muy joven tuvo que trabajar duro para poder salir adelante y ahora, ya con su empresa de camisas Vincen, solo busca que las personas que laboran con ella, también hagan lo mismo.

Cuando terminó el colegio, Carmen tenía un sueño: Contar con una educación superior. No obstante, como sabía que eso estaba fuera de su alcance económico, decidió aprender a coser y trabajar como costurera en un taller. Con el dinero que ganaba se pagó la carrera de Enfermería. Pero no ejerció su profesión, pues se dio cuenta que lo suyo era la costura; así que ya casada y junto a su esposo decidieron confeccionar camisas para niños y adultos y venderlas a los ambulantes.

“Solo hacíamos entre cinco y diez camisas, pero conformen pasaban los días, los pedidos empezaron a crecer y ya no solo atendíamos a ambulantes sino también a empresas”, recuerda.

UNA CAÍDA. Al poco tiempo formalizaron el negocio, sin embargo un mal consejo los llevó a perder todo el dinero que habían ahorrado. “Nos recomendaron vender a diferentes partes del país y que cobremos con letras, al final no nos pagaron y nos hicimos de una deuda grande con el banco”, comenta.

A ese problema, se sumaron asuntos familiares. Ella y su esposo decidieron separarse no solo en el aspecto empresarial, sino también matrimonial. “No me rendí a pesar de las dificultades, pues tenía que salir adelante por mi familia”, afirma.

Decidió empezar desde cero, así que se comunicó con algunos de sus viejos clientes y volvió a formar su empresa con el apoyo de una de sus hermanas, quien le facilitó un local en Gamarra.

Hoy, se ha convertido en una de las grandes distribuidoras de este emporio comercial ubicado en el distrito de La Victoria, desde donde ha llevado sus camisas a varias ciudades del interior e incluso ha logrado venderlas a países como Ecuador y Colombia.

“Mi sueño ahora es que mis trabajadores aprendan y formen su propio negocio. No me preocupa que sean mi competencia porque la competencia nos hace grandes”, asegura.

DATOS

  • Carmen tienen planeado colocar pronto sus camisas en el mercado venezolano. “Es un país con bastante potencial”, dice.

  • Si desea hacer algún pedido, puede llamar al 473-4166.