22.ABR Lunes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Ronaldo y Morientes ya golean

Domingo 18 de julio del 2004 | 12:00

Compartir
Jerez de la Frontera (Cádiz), 18 jul (EFE).- José Antonio Camacho realizó la primera prueba seria desde su llegada al Real Madrid con el primer partido que enfrentó a la plantilla dividida en dos equipos de diez jugadores, que acabó con una demostración goleadora del brasileño Ronaldo Nazario y Fernando Morientes.

Ronaldo y Morientes ya golean. Es la primera conclusión que saca Camacho del primer enfrentamiento entre sus jugadores. El técnico diseñó un partido que ofrece pistas interesantes para la temporada que se avecina.





Fue el primer reparto de posiciones. En el partido David Beckham se movió por el centro dejándose caer en contadas ocasiones a una abandona banda derecha. Mientras, Raúl Bravo abandonó el puesto de central, donde Carlos Queiroz le dio continuidad, para ubicarse en el lateral izquierdo.





El centro de la defensa fue para Iván Helguera, que a la espera de la llegada de un nuevo central no pisó el mediocentro, junto a Alvaro Mejia en un equipo. Enfrente brilló Walter Samuel, sobre todo en el juego aéreo, con Francisco Pavón de pareja de baile.





Los equipos al completo los formaron: Iker Casillas; Michel Salgado, Mejia, Helguera, Bravo; Núñez, Guti, Solari, Portillo y Ronaldo contra César, Miñámbres, Samuel, Pavón, Roberto Carlos, Beckham, Celades, Zidane, Raúl y Morientes.





Fue el reencuentro de dos viejos "amigos". Mejia ya ha olvidado su peor día como madridista. Fue en Mónaco, en Liga de Campeones. Morientes se adelantó en el salto y metió el cuerpo y un testarazo a la escuadra de Casillas, en unas milésimas de segundo de despiste del central canterano que acabaron costando caras. Ahora son compañeros y repitieron un atractivo duelo.





Durante más de 30 minutos el partido transcurrió sin goles. El cansancio tras las palizas físicas matinales se hacía palpable, aunque jugadores amantes del esférico se les veía con ganas. Zidane dejó detalles que levantó de sus asientos a las 1.200 personas que presenciaron el entrenamiento. La ovación más sonada llegó con un cambio de juego perfecto de Beckham, que Zidane controló orientando el cuerpo hacia un lado y parando el esférico con la espuela.





Pero la estrella fue Ronaldo. Cansado de tanto trabajo físico, el brasileño disfruta con el balón. La pareja Raúl-Morientes fabricaba el primer gol en un mano a mano de "El Moro" con Casillas. A los dos minutos respondía Ronie.





El brasileño en dos jugadas en las que explotó sus cualidades de velocidad y habilidad en carrera batió a César y dio la vuelta al marcador. El 3-1 definitivo lo puso Núñez.





Fue el primer compromiso serio y apareció la competitividad. Todos luchan por su puesto. El ambiente de amistad reina en Montecastillo pero sobre el campo todo cambia. Se produjeron las primeras entradas fuertes que afortunadamente acabaron sólo en sustos. Beckham golpeó a Núñez y acabaron abrazándose. Salgado hizo lo propio con Morientes en una fea entrada por detrás en la disputa de un balón por alto. Es el tercer día de pretemporada y la pelea por la titularidad comienza.





El partido llegó tras unos minutos de ensayo de presión y toque rápido. El primer lesionado de la pretemporada no apareció. Borja Fernández sufre unos problemas en el quinto metatarsiano del pie izquierdo y el cuerpo médico del Real Madrid le realizó unas pruebas cuyos resultados se conocerán mañana.





"Mañana me dirán los resultados. Es un contratiempo frenar ahora pero espero que no sea nada", dijo rápido Borja antes de ser trasladado a su habitación del hotel. Todos arrastran agujetas. Se ponen nada más acabar las sesiones en manos de los fisioterapeutas, y a alguno como Raúl o Samuel las rozaduras y ampollas tras los primeros días de botas de fútbol, les hace más difícil acabar los entrenamientos.





La plantilla pone el punto y final a un duro fin de semana con exigentes dobles sesiones con trabajo físico de mañana y con balón por la tarde. Mañana, lunes, descansarán en la mañana. Hay tiempo de unir más al grupo y Camacho se lleva a sus jugadores a una cena que servirá para olvidar por unas horas los esfuerzos físicos a los que se están cometiendo en un comienzo duro de pretemporada.