18.NOV Domingo, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados

Número de muertos por inundaciones en el Caribe supera los dos mil

Jueves 27 de mayo del 2004 | 12:00

Compartir
Santo Domingo/Puerto Príncipe, 27 may (EFE).- El número de muertos por las fuertes lluvias que afectaron a República Dominicana y Haití ha sobrepasado los dos millares, mientras las autoridades intentan canalizar las donaciones recibidas.

Según cifras oficiales, las víctimas mortales en el poblado dominicano de Jamaní, en el suroeste del país, se calcula en al menos 329 personas y 375 permanecen desaparecidas sepultadas por el lodo.





En Haití aún no existe una cifra oficial de víctimas, aunque según informes extraoficiales ésta podría ascender a 1.700 muertos tras las riadas que afectaron duramente al oeste y sureste del país.





Las autoridades locales han contabilizado en la población de Mapou, en el sureste haitiano, un millar de muertos, además de un número indeterminado de desaparecidos.





En esa misma zona, en las localidades de Bodarie, Thiotte, Belle Anse y Grand Dossier, se han reportado 500 muertos, según cifras oficiales.





En ambos países caribeños, que comparten la isla de La Española, los gobiernos intentan coordinar la ayuda internacional recibida para afrontar la crisis.





Los dominicanos se han volcado en prestar asistencia a los damnificados de Jimaní, declarada zona de desastre, y han donado alimentos, medicinas y ropa.





El presidente dominicano, Hipólito Mejía, quien agradeció la ayuda internacional, recorrió hoy, junto al embajador de EEUU, Hans Hertell, y el director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), esta comunidad fronteriza con Haití.





La declaración de la zona como "territorio de calamidad pública" permitirá la agilización de las ayudas de organismos como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), que ya evalúan los daños para canalizar su colaboración adecuadamente.





EFE pudo observar como en la sede del COE en Santo Domingo se acumulaban hoy cientos de bolsas, además de colchones y otros enseres, que eran cargadas en camiones que partían a Jimaní.





Por su parte, fuentes de organizaciones no gubernamentales han criticado la respuesta del gobierno dominicano ante la tragedia.





Según indicó a EFE, Nelson Gómez, integrante de la ONG Intermon Oxfam, la reacción de las autoridades dominicanas ha sido "tímida" y "tardía" y que aunque hay "voluntad", también existe "descoordinación".





El secretario (ministro) de Sanidad, José Rodríguez Soldevila, rechazó las declaraciones, y aseguró que se han tomado las medidas necesarias.





El gobierno haitiano y la comunidad internacional también han movilizado recursos para ayudar a los damnificados, aunque debido a que las carreteras han quedado intransitables a consecuencia de las tormentas caídas, existen dificultades para que la ayuda y los equipos de socorro lleguen a los afectados.





La delegada del gobierno en el sureste haitiano, Margareth Martin, explicó que ha hecho gestiones con representantes de la fuerza militar internacional que se encuentra en el país para que le faciliten helicópteros, pero sus esfuerzos han sido inútiles.





La Cruz Roja de Haití también ha intentado infructuosamente ofrecer, en el sureste del país, donde hoy sigue lloviendo, una asistencia adecuada a la población afectada a causa de las condiciones meteorológicas y la "ausencia de recursos".





El primer ministro haitiano, Gérard Latortue, que viajó hoy a México para participar en la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, Latinoamérica y el Caribe, anunció el miércoles que el gobierno desbloqueará 28.000 dólares para ayudar a los afectados.





Latortue expresó que los efectos de las lluvias son mayores debido a la deforestación, por lo que se propone declarar ilegal la tala de árboles en la ciudad de Fond Verettes (oeste), donde las torrenciales lluvias han causado la muerte de 160 personas.





Por su parte, la AECI y Cruz Roja Española anunciaron hoy que enviarán el próximo sábado dos aviones con ayuda humanitaria para apoyar a la población damnificada en ambos países.





Mientras, el Grupo de países ACP (Africa, Caribe y Pacífico) hizo hoy un llamado a la Unión Europea y a la comunidad internacional para que se movilicen y ayuden a las dos naciones perjudicadas a hacer frente a las "consecuencias desastrosas" de las inundaciones.