15.DIC Sábado, 2018
Lima
Última actualización 03:07 pm
Clasificados

Ollanta Humala arma su guardia militar

Miércoles 17 de agosto del 2011 | 07:01

Decisión de mandatario genera preocupación en la PNP porque exsoldados que lo acompañan no son expertos en protección presidencial.

Humala custodiado por un licenciado del Ejército en recorrido oficial por Arequipa. (H. Aparicio)
Compartir

Por José Clemente

Bajo el mismo criterio por el cual se está rodeando de consejeros, ministros y funcionarios que pertenecieron al Ejército, el mandatario Ollanta Humala Tasso decidió, sorpresivamente, cambiar también su escolta de protección y resguardo presidencial de la Policía Nacional por un grupo de exmiembros de las Fuerzas Armadas.

Asimismo, esta insólita decisión del jefe del Estado –que podría poner en riesgo su propia integridad física– ha generado una corriente de preocupación y descontento en el interior de la Policía Nacional.

“Qué hace usted aquí. Nada tiene que hacer acá”, le espetó el entonces candidato Ollanta Humala a un oficial de la Unidad de Protección Especial de la Dirección de Seguridad del Estado una mañana de mayo pasado, cuando el entonces candidato presidencial de Gana Perú logró pasar a la segunda vuelta electoral.

El sorprendido efectivo policial, quien había acudido con sus agentes especializados hasta el domicilio del líder nacionalista, en el distrito de Surco, le dijo en tono incómodo que, por disposición de sus superiores, solo cumplía con su misión de resguardarlo, así como de toda su familia.

CURSO INTENSIVO. Días después, cuando Perú.21 tomó conocimiento de ese hecho, el asunto no pasaba de una anécdota ante un posible descontento de Humala con la dirección policial en mención.

Sin embargo, a principios de julio se supo que el propio Humala –ya electo– dispuso que un grupo de 30 exsoldados de las FF.AA. recibieran preparación intensa en tácticas de protección de dignatarios en la sede de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes).

Otros 10 licenciados habrían sido preparados en una de las instalaciones del Ejército, que habría sido el cuartel de la división blindada, en el Rímac. La intención del primer mandatario había quedado clara: contar con una suerte de guardia dorada o brigada militar de confianza.

“No entendemos lo que está haciendo el presidente Humala al dejarnos de lado para quedarse con licenciados del Ejército, de la Marina y de la FAP, que no son expertos en el resguardo de un jefe del Estado”, comentó un integrante de la Dirección de Seguridad del Estado de la Policía Nacional (DIRSEG).

El pelotón de exmilitares adjuntos a Humala –quienes estuvieron bajo las órdenes de varios candidatos de Gana Perú al Congreso– fueron adiestrados durante casi todo el mes de julio por tres suboficiales de la PNP, instructores expertos en tácticas de protección israelí y estadounidense. Para la Policía, esa orden contravenía los parámetros institucionales.

“Eso no se aprende de la noche a la mañana. Pueden ser comandos, conocer el manejo de armas, enfrentar a la gente, pero para resguardar a presidentes se necesita más que cumplir una orden”, señaló la fuente policial.

PREOCUPACIÓN. Pero la inquietud de los miembros de la escolta presidencial no pasa por un simple celo laboral, sino por un tema de responsabilidad profesional e institucional.

“En la DIRSEG estamos preocupados porque, si al presidente le ocurriera un incidente, ¿quién o quiénes serían los responsables?: nosotros y la Policía misma”, aseguró dicha fuente.

La brigada humalista –formada por exsoldados, exmarinos, exintegrantes de la FAP e, incluso, expolicías– empezó a acompañar al mandatario el 28 de julio, en el Desfile Militar del 29 y en sus primeras salidas a las ciudades de Pisco y Arequipa, como se aprecia en las fotos captadas por nuestros reporteros gráficos.

Fuentes del Ejecutivo manifestaron a Perú.21 que la intención de Humala es poner a la Policía al servicio de la ciudadanía. Pero otras fuente afirman que su criterio es de confianza militar y que es en ese sentido que prescindió de toda la escolta presidencial de Alan García (unos 50), y los que han quedado y los nuevos que han llegado a Palacio de Gobierno se abocan a tareas de seguridad interna y de carácter administrativo.

Perú.21 buscó la versión de la Policía Nacional, pero en esa institución no supieron dar información al respecto, con lo que quedaría claro que las órdenes de protección las da el propio Ollanta Humala Tasso.